40 dormitorios con la cama a ras de suelo que invitan a imitarlos

Poner la cama a ras de suelo es una opción muy atractiva en un primer momento, como vamos a ver en estos 40 espectaculares dormitorios con la cama a ras de suelo. Y digo en un principio, porque, por muy atractivo y cool que pueda parecer poner la cama a ras de suelo, también tiene sus desventajas, que examinaremos al final del artículo. Handicaps que, para algunos, las compensará el estupendo look que luce el dormitorio con la cama a ras de suelo.

Empecemos con las imágenes, para tomar buena nota e inspiración para pasar después a los consejos para instalar una cama de esta forma, además de ver cómo vestirla y, como decía, también conocer las desventajas. Aunque si quieres ir a un punto en concreto del artículo, aquí tienes el índice:

Fotos de dormitorios con la cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

Dormitorio con cama a ras de suelo

Dormitorio con cama a ras de suelo

Foto

No mentía. Son espectaculares, ¿verdad? El look que se consigue instalando la cama a ras de suelo es inimitable. Añade un toque exótico y diferente que cautiva nada más verlo. Veamos ahora algunos consejos para poner una cama en el dormitorio de esta manera.

Consejos para poner la cama a ras de suelo

Aunque pueda parecer muy atractivo poner el colchón directamente en el suelo, es aconsejable añadir una estructura de unos 7 u 8 centímetros para que el colchón no se ensucie demasiado, ya que si no, todo el polvo del suelo va a parar al colchón. Además, si nos decidimos a poner el colchón directamente en el suelo y éste es de baldosas, el frío pasará al colchón.

Si el dormitorio es muy pequeño, y no me refiero a la altura, sino al total del espacio, la cama parecerá desproporcionada en dimensiones y el efecto visual será desagradable. Las camas a ras de suelo quedan bien en dormitorios de tamaño medio o grande.

Si el dormitorio tiene poca altura, sí sería una buena alternativa, ya que una cama a ras de suelo reduce el volumen del mobiliario y no vemos el techo tan cerca, situación que puede resultar asfixiante.

Ventajas y desventajas de poner una cama a ras de suelo

Ventajas:

Distinción y una mirada cautivadora de un dormitorio diferente.

Hace visualmente el dormitorio más grande al restar volumen al conjunto del dormitorio.

Ideales para dormitorios con poca altura.

Restan menos luz haciendo que algunos dormitorios sean más luminosos.

Desvían la mirada hacia otro punto, como por ejemplo: cuadros, vinilos, fotomurales o cualquier elemento que queramos destacar.

El dormitorio resulta más despejado y ligero.

Si el colchón es suficientemente grueso, nos ahorramos además el somier. Ya que podemos instalar el colchón directamente en el suelo.

Son perfectas para dormitorios de estilo bohemio.

Desventajas:

Impensable para algunas edades, como para los bebés, ya que hay que atenderles y sería incómodo para nosotros o para los ancianos.

No adecuadas para personas con alguna dolencia física como la espalda, rodillas, etc.

Incomodidad y esfuerzo añadido para hacerla a diario, ya que hay que agacharse hasta el suelo.

Restan espacio de almacenamiento. El hueco de debajo de la cama no existe y descuenta un posible espacio de almacenamiento.

Propensas a coger más suciedad.

Malgastan el espacio ya que impiden poner, por ejemplo, una litera multifunción, con cama arriba y escritorio o sofá abajo.

En dormitorios pequeños no quedan bien, ya que hay una desproporción en las dimensiones que resulta muy evidente al ojo.

Cómo vestir una cama a ras de suelo

La belleza de las camas a ras de suelo, no sólo reside en su escasa o nula altura, sino en la forma de vestirlas. Todo depende de qué ambiente queramos conseguir y el tipo de soporte (si es que lo hay), donde se apoya el colchón.

Si buscamos una mirada desenfadada, como un dormitorio de estilo bohemio, la ropa de la cama debería descansar en el suelo unos 20cm, por los laterales y los pies de esta. Esta forma de poner el nórdico o la funda crea una mirada distendida y desenfadada.

Como vemos en la imagen abajo de estas líneas:

Naturalmente, con esta opción toda la cama, y especialmente el nórdico o la funda, es más propensa a ensuciarse y a recoger el polvo.

Si buscamos un ambiente más minimalista y ordenado, la ropa de cama debe ir remetida bajo el colchón, y el nórdico o la funda no debe descansar en el suelo. Tiene que cubrir los laterales del colchón para que nos e vea, ya que queda feo, pero no descansar sobre el suelo. De esta forma, el dormitorio y la cama nos ofrecen una mirada más recogida y en orden, tal y como vemos a continuación:

Si la cama está sobre un soporte, ya sea de pocos centímetros, 7 u 8, o de más altura, pero siendo aún una cama baja, al rededor de 20 o 30 centímetros, para que parezca que la cama descansa en el suelo y conseguir esa estética que ofrecen las camas en el suelo, el nórdico o la funda que cubra la cama, debe descansar algunos centímetros en el suelo, sino, se verá la estructura donde descansa el colchón y no causará la misma sensación. A continuación vemos un buen ejemplo:

Qué opinas de las camas a ras de suelo, ¿pondrías una o son demasiadas desventajas para ponerla? Te leo en los comentarios.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend