Cómo decorar un dormitorio relajante con la técnica del Feng Shui.

El dormitorio es una de las partes más importantes de la casa, es el lugar donde pasamos la mayor parte del tiempo, donde rendimos culto al descanso y a la relajación, por ello, creemos que la disciplina que nos enseña el Feng Shui, es perfecta para recargarnos de energía mientras dormimos.

como-decorar-un-dormitorio-de-matrimonio-feng-shui-1

Foto: Thirstadvertising.

Seguro que muchos de vosotros habréis oído hablar de la decoración Feng Shui, pero para los que todavía no conozcáis esta disciplina, os resumiremos brevemente en qué consiste.

El Feng Shui es originario de China, y se basa en la idea de canalizar toda la energía positiva y hacer que fluya constantemente dentro de nuestra casa. Esto, según esta doctrina milenaria, se consigue modificando la forma y la posición de los objetos en la estancia, colocando los muebles de una forma determinada y cuidando minuciosamente cada detalle del espacio que habitamos.

Dicho de otra manera y refiriéndonos a la decoración de dormitorios de matrimonio, la técnica del Feng Shui trata de encontrar un equilibrio visual que nos recargue de buena energía mientras dormimos y nos mantenga en calma en la hora del descanso, y para obtenerlo, basta con una decoración sencilla y con un campo de visión amplio, sin sensaciones de recargado o acumulación de objetos inútiles.

La disciplina del Feng Shui abarca mucho más, pero hoy nos vamos a centrar en la decoración de dormitorios como así cita el enunciado de este artículo. A continuación, os vamos a mostrar las claves que necesitaremos para conseguir un dormitorio de matrimonio favorable y relajante con la técnica del Feng Shui. Vamos a verlas.

como-decorar-un-dormitorio-de-matrimonio-feng-shui-2

Foto: Messagenote.

La posición de la cama y componentes de alrededor.

La cama es el elemento principal del dormitorio, es por excelencia nuestra más preciada zona de confort, pero depende de donde coloquemos la cama, nos puede garantizar un mayor o menor descanso.  Según el Feng Shui, para que la energía fluya correctamente, la cama tiene que ser accesible por ambos lados, también debe de estar en una posición determinada, nunca en línea recta con la puerta de entrada o del baño, y siempre lo más alejada de ella. Esto evita que el flujo de energía se escape a través de las puertas. Es importante también utilizar un buen colchón y una buena ropa de cama, con tejidos naturales de colores suaves y neutros.

Otro requisito del Feng Shui es que la cama tenga cabecero de madera, esto es algo imprescindible, ya que simboliza una buena seguridad en la vida. Es importante que sea de madera, porque la madera nos aporta la paz de la naturaleza, todo lo contrario al metal, que es brillante y crea más movimiento.

El cabecero de la cama tiene que estar acomodado en una pared sólida, nunca debajo de una ventana o de un espejo. Un espejo podemos cambiarlo de lugar, pero cierto es que una ventana resulta algo más difícil, así que una opción sería colocar a modo de separador unas cortinas o un biombo entre la ventana y la cama. Tampoco aconsejan tener en la pared frontal de la cama, estanterías o repisas, ni cuadros pesados con marcos metálicos.

Y por último, y no menos importante, según esta disciplina es preferible no tener nada colgando encima de la cama, como lámparas o ventiladores. Y si esto fuera irremediable, deben de tratarse objetos muy livianos, como por ejemplo lámparas de papel.

Organización de los objetos y despeje de muebles.

Un dormitorio ordenado, es una relajación asegurada. Tener todo en su sitio y recogido antes de irnos a dormir, nos proporciona un descanso óptimo que lo veremos reflejado en nuestra vitalidad a la mañana siguiente. Por el contrario, si el dormitorio tiene el aspecto de desorden, esto crea un ambiente inestable y poco confortable para el descanso, lo que deriva en emociones negativas para nuestro estado de ánimo.

Lo que el Feng Shui propone, es mantener un orden impecable y tener el dormitorio limpio, bien aireado e iluminado.

Una decoración sencilla.

Si lo que queremos es un dormitorio para descansar y llegar al clímax de la relajación, debemos de tener en cuenta este requisito: “Menos, es más”.

Olvidaos de las decoraciones excesivas que no son útiles para el descanso, tales como figuritas, portarretratos, frascos de colonia, joyeros ostentosos, percheros donde a la larga se puedan colgar infinidad de cosas, acumulación de libros que ya hemos leído… etc. En resumidas cuentas, todo lo inservible que recargue la estancia, no tiene que formar parte del campo visual.

En cambio, sí que sería necesario objetos que inviten al relax, como por ejemplo algún cuadro que se precie la naturaleza como en un hermoso amanecer, o alguna fotografía que nos transporte siempre a un bello recuerdo en el pasado. La decoración del Feng Shui se asemeja al minimalismo, pero con elementos que nos ayuden a obtener un estado vital óptimo siempre que los miremos.

El uso de plantas también está considerado como buen complemento, pero únicamente en el caso de que el dormitorio sea espacioso, y además debemos de procurar no tenerlas muy cerca de la cama.

Los espejos son un tema importante en este tipo de decoración, nunca, bajo ningún concepto, deben de existir más de un espejo en la misma estancia, y éste, debe de estar siempre en un lugar donde no nos veamos reflejados desde la cama. Dicho de una manera más zen,  los espejos adquieren tanta energía que si mientras dormimos nos vemos reflejados en él, no conciliaremos bien el descanso profundo.

Evitar las distracciones con los dispositivos electrónicos.

Para decorar una habitación matrimonial basándonos en el Feng Shui, debemos de lograr salirnos del mundo real. Los objetos electrónicos que sirven de distracción, tales como televisores, radios, ordenadores o teléfonos móviles, tan sólo sirven para producir campos electromagnéticos, además de mantenernos despiertos, lo que nos lleva directamente a incentivar considerablemente el desvelo, no favoreciendo a su vez, la intimidad de la pareja. Así que, por muy duro que parezca, los dispositivos electrónicos cuanto más lejos del dormitorio, mejor.

El uso de colores relajantes. 

Los colores de las paredes de la estancia también es un parte importante a la hora de decorar un dormitorio de matrimonio. En el Feng Shui, son considerados relajantes los llamados “colores de la piel” que van desde el blanco pálido hasta los tonos tierra, ocre o chocolate. Elegir colores en esta gama asegura un descanso armonioso no sólo para dormir, sino para disfrutar de los buenos momentos de relax.

Para las cortinas y ropa de cama, podemos elegir tonos neutros, sin estampados ni colores subidos de tono, recordad siempre que cuanto menos color llamativo a la vista, mejor descanso obtendremos.

Eliminar el exceso de luz artificial.

La iluminación del dormitorio debe de ser suave y tenue, sin excesivos focos de techo que nos cieguen los ojos nada más acostarnos. Lo mejor es tener dos lamparitas de mesillas de noche, y que el tono de luz desprenda tonos cálidos.

Pero sin duda, la iluminación por excelencia del Feng Shui es la que nos aportan las velas, ya que son una de las fuentes de energía más fuertes que existen. Además de aportar una calidez extrema y un ambiente exageradamente intimo al dormitorio, el fuego limpia y purifica, creando una energía pulcra. Eso sí, antes de comprar las velas, es importante comprobar que sean libres de toxinas.

Mantener todas las puertas cerradas.

Algo esencial en la doctrina del Feng Shui, es mantener las puertas del dormitorio cerradas, tanto la de la entrada, como la del baño o las de los armarios. De esta forma, nos aseguramos que la energía positiva se mantenga en el espacio y fluya por la habitación sin riesgos de fuga.

Como veis, el Feng Shui abarca un sinfín de probabilidades, pero también es estricto en muchas otras. Hemos de decir, que conseguir aplicar esta práctica milenaria en la decoración de dormitorios, no es tarea fácil. Pero si lo que necesitáis es encontrar un equilibrio interior bien porque vuestra salud os lo pide, o bien porque simplemente os agrada este estilo de decoración,  sinceramente, no se nos ocurre mejor doctrina que esta. Eso sí, algo que queremos dejar claro, es que nuestra casa debe reflejar lo que somos, y es muy importante que esté decorada a nuestro gusto para poder encontrar la paz realmente.

¿Y vosotros qué opináis? Os leo.


Comentarios

  1. Brandie
  2. MIRTHA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend