Como decorar un salón naranja y blanco, cálido y con alegría.

Hay infinitas formas de decorar un salón, pero hoy queremos traeros una en concreto por su alto poder decorativo y por lo sencilla que es de realizar ya que solo necesitamos algo de pintura y quizá cambiar algún textil como cortinas o fundas de sofá.

La idea que os traemos se trata de pintar un salón en naranja y blanco, una combinación que en su dosis justa otorga al salón un ambiente cálido, fresco y alegre.

Para elegir esta paleta de colores es prácticamente indispensable tener buena luz natural durante muchas horas del día. Teniendo abundante luz conseguiremos realzar mucho más los colores escogidos.

salon pintado de naranja y blanco

Se han pintado las paredes de un naranja fuerte pero no chillón, este color es lo más destacado de la estancia, es este color el que va a dar el toque de alegría y frescura.

Para que no recargar tanto el ambiente se ha añadido un zócalo blanco y las puertas también en blanco, lo que conseguimos con esto es crear armonía entre todos los tonos sin sobrecargar la estancia.

El suelo de madera y los tonos suaves del sofá aporta calidez al entorno. Otro toque muy sutil pero de gran eficacia han sido las cortinas naranjas, porque tamizan la luz con un tono naranja muy cálido.

Como veis la idea es realmente sencilla, solo tenemos que pintar las paredes de naranja y añadirle blanco bien puede ser en un zócalo, en los textiles como cojines, fundas de sofá o incluso combinar en las paredes blanco y naranja para crear un bonito contraste y no sobrecargar con tanto color naranja. Y de inmediato el salón se transformará en uno con mucha energía, cálido  moderno y confortable.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend