Has tenido la sensación alguna vez de que, aunque tengas toda la casa recogida y limpia, parece que le sobra o le falta algo, ¿la sigues notando desordenada? ¿Sucia tal vez? Lo que le pasa es que el color no encaja ni con tu gusto o personalidad ni con la estancia en la que está.

Decir a cada persona que color es más aconsejable o de que color tiene que pintar su casa, sería una tarea difícil. Pero decir que color es apropiado para cada ambiente es una empresa mucho más fácil.

Vamos a ver distintos colores y lo que nos transmiten, para que, la próxima vez que vayas a escoger un color sepas de antemano si te va a quedar bien cuando termines. Lo principal es conocer el uso que se le va a dar a cada habitación antes de aplicarle el color. De esa manera cada habitación estará pintada con su color apropiado.

Pintar la casa de verde.

El verde es el color de la esperanza, es un color fresco, ideal para lugares en donde se quiera crear un ambiente natural y fresco.

Pintar la casa de rojo.

El rojo es un color intenso y fuerte, no se recomienda en grandes dosis, pero combina muy bien con personas enérgicas y muy vitales.

Pintar la casa de azul.

El azul es un color frio y relajante. Es ideal para crear espacios tranquilos y frescos. Sobre todo combinado con el blanco crea ambientes muy relajantes perfectos para dormitorios por ejemplo.

Pintar la casa de marrón.

El marrón es un color que aporta sobriedad, elegancia, y calidez. Un salón pintado de marrón es un salón sereno, tranquilo y elegante.

Pintar la casa de color negro.

El color negro tampoco se recomienda en grandes dosis, pero si lo utilizamos en pequeñas dosis bien combinadas, nos aporta un toque de sofisticación y elegancia natural que solo el color negro sabe dar.

Pintar la casa de color naranja.

Este es otro color fuerte y cálido, pero no es recomendable tampoco en exceso. Este color es fantástico para habitaciones infantiles donde los colores estimulan la imaginación de los más pequeños.

Pintar la casa de color blanco.

Esta sin duda es la mejor opción para casi todos los lugares de la casa. Casi todo son ventajas al pintar con el blanco. Aporta luminosidad, amplia el espacio visual, combina con todos los colores…

Pintar la casa de color gris.

El gris es el color neutro por excelencia, y eso significa entre otras cosas que combina muy bien con el resto de colores, pero es un color frio, distante. Si buscamos algo cálido, es aconsejable prescindir del gris.

La idea principal de este artículo se resume en que, lo más importante para sentirnos a gusto con el color escogido, es saber de antemano el uso que vamos a dar a dicho lugar, y escoger el color en consecuencia.