Cómo limpiar, cuidar y mantener en buen estado los muebles lacados.

Aunque los muebles lacados actuales tienen un acabado mucho más duradero y resistente que antes, nunca viene mal saber cómo limpiar, cuidar y mantener en buen estado un mueble lacado, porque aunque su acabado sea más resistente, éste también terminará desgastándose, afeándose y perdiendo brillo con el paso del tiempo. Por ello hoy os traemos unos consejos para cuidar, limpiar y mantener en buen estado los muebles lacados.

En primer lugar, hay que decir que para mantener bien limpio y cuidado un mueble lacado, hay que limpiarlo a diario. Esto no quiere decir que tengamos que pegarnos la paliza padre, simplemente pasándole un plumero o una bayeta de microfibra suave el mueble siempre estará impecable en un par de minutos. Con esto sería suficiente para mantenerlo siempre en perfecto estado.

Si el mueble se ha manchado por que hemos dejado una bebida sin su posavasos, cera de alguna vela, o cualquier tipo de mancha superficial, podemos utilizar agua destilada con un poco de jabón neutro y limpiarlo con una bayeta de microfibra y luego secarlo perfectamente. Siempre que vayamos a pasarle una bayeta a un mueble lacado, esta debe de ser una bayeta de microfibra. Estas bayetas son especiales que no dejan marca alguna.

Si las manchas son más persistentes, podemos recurrir al alcohol o al vinagre. Igualmente ayudándonos con la bayeta de microfibra y en este caso poniendo mayor atención al secado, pues el vinagre o el alcohol si no se secan perfectamente podrían degastar el brillo.

Estos productos son caseros, pero si queréis recurrir a los tradicionales limpiadores, adelante, no hay ningún problema mientras que los utilicéis con una bayeta de microfibra y los sequéis perfectamente.

Y hasta aquí hemos visto como limpiar un mueble lacado. Pero, como es normal, con el paso del tiempo y del uso que le demos a dicho mueble, empezará a perder brillo. No pasa nada, la solución es muy sencilla y muy eficaz. Para dar brillo o para volver a sacarle el brillo a un mueble lacado, solo necesitamos pulimento para coches, (lo venden en cualquier ferretería) y una bayeta de microfibra. Hay varios tipos de pulimento, nosotros os aconsejamos el de la marca 3M, es uno de los mejores del mercado y en especial el de acabado final.

Para dar pulimento extendemos un poco de pasta sobre el mueble o sobre la bayeta y frotamos suave pero enérgicamente sobre la superficie, y el mueble recuperará su brillo natural.

Decimos que el mejor pulimento es el de acabado final, por ser un pulimento para acabados, lo que significa que es menos agresivo con la superficie que si utilizáramos un pulimento normal, el cual es un devastador que puede ser demasiado fuerte para lo que necesitamos. Por ello, os aconsejamos que si vais a comprar pulimento para dar brillo a un mueble lacado, que sea de acabado final.

Con estos consejos de limpieza y mantenimiento, podréis mantener vuestros muebles lacados como nuevos.

Foto cortesía: Esmueble.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend