Cómo pintar la bañera paso a paso.

Restaurar una bañera es más sencillo de lo que parece y bastante económico, por lo menos, más que si de cambiarla por una nueva se tratara. Se trata de pintar la bañera con esmalte cerámico. Es una pintura de poliuretano, con acabado cerámico, disponible en muchos colores, que podemos adquirir en cualquier tienda de pinturas o centro de bricolaje.

bañera-oxidada

Materiales necesarios para pintar la bañera:

-Esmalte cerámico (del color que queramos).

-Imprimación para esmalte cerámico.

-Disolvente de poliuretano.

-Cinta, papel y plástico de enmascarar, para no manchar nada.

-Brocha y rodillo de poro cero o de espuma, pequeño.

-Lija de esponja de grano medio.

Estos materiales mencionados, los venden en cualquier tienda de pinturas, y, aunque los nombres suenen un poco técnicos, son de lo mas normal. Sencillamente, pedirle al dependiente qué es lo que pretendéis hacer y él mismo os dará todos estos materiales.

Cómo pintar la bañera paso a paso:

Primer paso: Preparar la bañera.

Limpiamos toda la bañera con desinfectantes, la secamos y luego con una lija de grano medio, lijamos toda la bañera para quitar el brillo que pueda tener. Deberá quedar mate, sin brillo, para que la imprimación que vamos a aplicar, agarre y se ancle lo mejor posible.Una vez tenemos la bañera preparada empezaremos a darle la imprimación.

Segundo paso: Imprimar la bañera.

La imprimación hay que mezclarla con su catalizador. Y se mezcla una parte de catalizador por cada 4 de imprimación. Por ejemplo, si necesitamos 4 kilos de imprimación, lo mezclaremos con 1 kilo de catalizador. El catalizador es imprescindible para que la imprimación se seque y se endurezca.

Lo movemos bien hasta su perfecta homogenización, y si la imprimación está espesa, la diluimos con el disolvente de poliuretano.

Una vez preparada la imprimación, con el rodillo pequeño de poro cero o espuma, extendemos la imprimación por toda la superficie, dejándola lo mas uniforme que podamos hasta cubrir completamente toda la bañera. Dejamos secar la imprimación 24 horas y luego lijaremos suavemente de nuevo la bañera para poder quitar las pequeñas imperfecciones que nos hayan podido quedar de la imprimación. Una vez lijada, la volvemos a limpiar, ya que al lijarla habrá salido polvo.

Tercer paso: Pintar la bañera.

Ahora cogemos el esmalte de poliuretano con aspecto cerámico y lo mezclamos con su catalizador, en este caso la proporción es igual, 1×4, es decir, por cada 4 partes de pintura, echaremos 1 parte de catalizador, lo mezclamos bien y si la pintura está espesa le echaremos disolvente, también de poliuretano.

Una vez preparada la pintura, cogemos el rodillo pequeño de poro cero, y aplicamos la pintura extendiéndola por toda la bañera, sin dejar marcas de pasada de rodillo, y dejamos secar 24 horas. Si la bañera ha quedado totalmente cubierta con la primera mano, fenomenal, de no ser así, le daremos otra mano de pintura. Normalmente con 2 manos de pintura debería valer para su acabado final.

Dejamos secar otras 24 horas y ya tenemos la bañera restaurada y pintada.

Importante: Cuando mezclemos la pintura o la imprimación con su correspondiente catalizador, ésa pintura hay que gastarla, pues el catalizador hará que se seque en pocas horas. Así que cada vez que hagamos pintura, no mezclaremos todo el bote, solo lo necesario para darle una mano, por que si mezclamos todo el bote y dejamos secar 24 horas la mano que le hemos dado a la bañera, cuando vayamos a darle la segunda mano, al estar mezclada con el catalizador, se habrá secado irremediablemente y tendremos que comprar más. Por ello solo mezclar lo que vayáis a gastar.


Comentarios

  1. paquita
  2. Abel
  3. DANIEL CUELLAR
  4. Nicolas
  5. Abel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend