Cómo pintar un salón rosa con atmósfera envolvente

Los colores que vamos a utilizar ya sea en pintura, papel, mobiliario o complementos van a ser pardos, grises,  rosados y blancos.

Para las paredes elegimos un papel pintado en tono rosa suave y pálido,  pero con motivos de rosa más fuerte e incluso algo de morado para crear contraste. Es muy importante poner cortinas de un color claro como un rosa pálido, para que tamice la luz.

Ahora que ya tenemos las paredes, vamos con el mobiliario y los complementos.

Se han elegido de un color rosa y blanco con rayas rosas, una alfombra de color pardo o blanca nos ayudan  a no sobrecargar el ambiente y combinar perfectamente los tonos de rosa.

Si hay algún mueble, que sea de color marrón claro o blanco. Lo mismo pasa con los complementos como lámparas y demás, deben ser blancas. Ya que hay demasiado rosa, necesitamos crear armonía entre ellos y con el blanco y el marrón lo conseguiremos.

Con estos pequeños consejos, podrás tener un salón rosa muy moderno y con una atmósfera dulce y envolvente, sin llegar a empalagar.

Los tonos que hemos elegido:

Rosa pálido, rosa chicle, pardo, blanco, gris, y algún toque muy sutil de morado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend