0

Cómo pintar una habitación infantil II


Esta es la segunda parte de Como pintar una habitación infantil. En la primera parte vimos algunos colores y combinaciones para pintar una habitación para niños, en esta entrada, vamos a enfocarnos principalmente en los colores adecuados para cuando el niño crece y pasa de ser niño a adolescente.

Si vuestros hijos están en esa época o ya les queda poco, lo ideal sería pintar la habitación de una forma que les sirviera tanto para los años que les queda de ser niños como para los siguientes años en los que se van a convertir en adolescentes.

La principal idea es elegir colores que sean más adecuados para el adolescente, pero conservando todavía ese colorido infantil muy adecuado para cuando el niño está creciendo.

Si bien el rosa y azul son los colores más elegidos a la hora de pintar una habitación infantil, quizás no sean tan adecuados para una habitación de un adolescente. Por ejemplo estas habitaciones son claramente para cuando los niños todavía son niños. Pero no son muy adecuadas para cuando el niño se convierta en un adolescente.

Por eso vamos a centrarnos en otros posibles colores a elegir más adecuados para ambas edades.

Un color con el que podríamos pintar que se adapta tanto a niños como adolescentes es el verde. Pero no un verde cualquiera. Tenemos que elegir un verde vivo con fuerza y alegre. De esa forma conservamos el color vivo que necesita una habitación infantil pero le añadimos un toque más sobrio y sereno para un adolescente, como en esta habitación.

Otro color recomendable pero en pequeñas dosis es el rojo. Igualmente es un color que aporta mucha fuerza y estimulación para niños, y es un color para decorar habitaciones más maduras. Como esta habitación.

Aunque hemos dicho que íbamos a ver otros colores con los que pintar una habitación infantil que no fueran azules o rosas, también podemos utilizar estos colores para decorar una habitación de adolescente pero con otros tonos algo más fuertes e intensos.

Por ejemplo esta habitación

Como veis es un color azul que sirve tanto para niños como para adolescentes, el tono azul es algo más subido que el de una habitación de niños que suele ser algo más claro.

También podemos utilizar el rosa, pero en lugar de un rosa pálido muy infantil podemos utilizar algo más subido de tono y combinarlo con otros colores más fuertes, de esa forma conseguiremos que la habitación tenga un toque infantil pero adaptado para otras edades más adultas.

Estos son simplemente algunos consejos básicos pues el último que toma la decisión en cuanto a cómo decorar la habitación de tus hijos eres tú. La idea principal de esta entrada es que tomes en cuenta que si tus hijos están a punto de pasar de niños a adolescentes es conveniente que elijas una decoración que abarque ambas edades.



     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *