0

Como preparar las paredes para pintarlas

El resultado final de cómo va a quedar una pared, depende de cómo la empecemos. Si preparamos las paredes bien, con su previa imprimación, lijado, enmasillado y saneamiento, el resultado será perfecto.

reparaciones

Si tenemos una pared en yeso:

Si la pared que vamos a pintar está en yeso, lo primero que tenemos que hacer es rasparla por las posibles rebabas que hayan podido quedar.

Lo segundo es verificar que no tiene humedades. Si tiene humedades hay que arreglarlas.

Cuando ya sepamos que no tiene humedades o las hayamos arreglado y esté todo raspado, procedemos a darle la imprimación.

Si va pintado de pintura plástica o de cualquier técnica de pintura excepto de gotelé:

Si va pintada la pared de temple o de gotelé, le daremos una mano de temple para imprimarla.

Si va pintada de pintura plástica o de cualquier técnica de pintura le damos una mano de pintura plástica muy liquida del color que queramos.

Una vez seca la mano de pintura plástica procedemos a enmasillar.

Cuando terminemos de enmasillar procedemos a lijar. Lijaremos toda la pared, los parches en donde hemos enmasillado y donde no también.

Una vez lijada, cogemos un cepillo o una escoba y barremos las paredes para quitarlas el polvo totalmente.

Una vez estén barridas ya tenemos las paredes preparadas para pintar de la forma que queramos.

Lo que hemos hecho ha sido: Limpiar la pared, enmasillarla o repararla y darla una imprimación. De esta forma están correctamente preparadas para pintarlas y el acabado final será perfecto.

Si la pared que vamos a pintar está en cemento, monocapa, sika o cualquier otro mortero:

En este caso primero verificamos que no tenga humedades ni desconchones. Si tiene humedades habría que repararlas y si tiene desconchones también.

Una vez arreglados se le da a la pared una mano de fijador, esa va a ser su imprimación.

Cuando haya secado el fijador ya tenemos la pared lista para pintarla como queramos.

Si la pared a pintar, está pintada de temple:

Si la pared que vamos a pintar está pintada de temple liso, lo primero es verificar humedades y repararlas.

Seguidamente raspamos la pared para quitar la pintura vieja si es que estuviera en mal estado.

Una vez raspada le aplicamos una mano de fijador al agua.

Cuando el fijador esté seco procedemos a enmasillar la pared.

Una vez seca la masilla, lijamos, barremos las paredes para quitarlas todo el polvo y ya podemos pintar como queramos.

Si vamos a pintar encima de temple un estuco o tierras florentinas o cualquier efecto decorativo, primero le daremos encima del temple la imprimación correspondiente. No se puede hacer un estuco ni ningún efecto decorativo directamente sobre temple.



     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *