Cómo quitar y volver a poner un radiador


como quitar un radiador 1

En ocasiones nos surge el problema de que tenemos que quitar un radiador, por ejemplo cuando vamos a pintar de otro color o si queremos poner papel pintado entre otros motivos.

Quitar un radiador es muy sencillo, solo necesitas una llave inglesa o llave ajustable grande y un barreño para vaciar el agua.

Lo primero que debes hacer es cerrar las llaves que tiene el radiador en ambos lados, para cerrarlas tienes que girarlas en el sentido de las agujas del reloj. Cuando las llaves estén cerradas, solo el radiador tendrá agua.

Ahora pon un trapo o una toalla en el suelo y encima un barreño justo debajo de una de las llaves, (en los radiadores en los que tienen una llave arriba y otra abajo, normalmente suele ser la de abajo). Cuando tengas el barreño preparado afloja un poco la tuerca que une radiador y tubería, y veras como sale agua.

Como tienes puesto el barreño, el agua caerá en él, cuando veas que ya no sale más agua, quita la tuerca por completo y haz lo mismo con la otra llave.

Ahora solo queda tirar suavemente del radiador hacia arriba para sacarlo de los soportes en donde va sujeto. Pero ten cuidado porque siempre les queda algo de agua. Para vaciar esa agua que les queda, vuélcalo y saldrá toda el agua.

Para poner el radiador, primero lo colocas en los soportes que los sujetan a la pared y luego vuelves a poner las tuercas. Antes de llenarlo abre la válvula de purga para que salga todo el aire. Luego abres las llaves para que le entre agua y en cuanto empiece a salir agua por la válvula de purga cierras la válvula y ya tienes otra vez el radiador listo para funcionar.

¿Fácil verdad?


     

Escribe tu comentario

Blog de decoración Mil Ideas.