Cómo rematar un rodapié correctamente

Cuando vamos a hacer alguna técnica de pintura que requiera que las paredes estén lisas, como por ejemplo: lisos, estucos, tierras florentinas, etc. Debemos prestar mucha atención a los rodapiés, sobre todo si son de cerámica. Me refiero al trozo que hay entre el rodapié y la pared, que suele ser aproximadamente de 1 centímetro; tenemos que rematarlo correctamente, porque si no, cuando esté todo pintado, se notará irregular y quedará muy feo. Estropeará todo el trabajo.

rematar-rodapie

Para dejarlo bien rematado, ponemos una cinta de carrocero a todo el rodapié, hacemos un poco de masilla, cogemos un poco con el dedo índice y vamos pasando el dedo por todo el hueco entre el rodapié y la pared con masilla hasta dejarlo liso. Probablemente haya que darle varias pasadas.

Si podemos quitar la cinta antes de que se seque la masilla mejor. De esta forma dejaremos tanto la pared como el rodapié, completamente liso. Ya que los rodapiés pocas veces están rematados correctamente y aunque no le demos importancia es un fallo que si no lo corregimos, luego cuando está todo pintado resalta más y queda muy feo.

Si la técnica de pintura que vamos hacer no requiere que la pared este completamente lisa como por ejemplo poner papel pintado, gotelé, picado, tirolesa, rayado, etc. No hace falta rematar el rodapié. A no ser que este en muy mal estado.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend