0

Como revestir una fachada de monocapa raspado o con piedra proyectada

Si estás pensando en cómo decorar la fachada, una buena idea sería revestirla de monocapa. El monocapa es un mortero impermeable que se emplea para el revestimiento y protección de fachadas frente a la lluvia. Se aplica directamente sobre la superficie de la fachada como puede ser ladrillo, hormigón o bloque etc. Hasta que se consigue la terminación con él. Gracias a sus diferentes colores podemos crear utilizando solo monocapa, diferentes contrastes de color o combinaciones en una fachada.

Materiales necesarios para revestir una fachada de monocapa raspado y de piedra proyectada.

Mortero monocapa

Hidrófugo

Regles o reglas

Una llana

Una llana de puntas

Esquineros o cantoneras

Junquillos

Capazos o algún recipiente similar para hacer el mortero

Paleta albañil

Monocapa raspado

Piedra o arrocillo para monocapa

Batidora para hacer la pasta del monocapa

Aplicación:

Primeramente se quitan todas las rebabas y salientes que tenga la fachada. Cuando la fachada esté lista, hacemos la masa. Para hacerla necesitamos el mortero monocapa y agua y le añadimos como medio vaso de hidrófugo. Todas las masas que hagamos tienen que tener la misma consistencia.

Luego se ponen los esquineros en todas las esquinas en donde vayamos a terminar con monocapa. La forma de poner los esquineros,es untándolos en monocapa, rellenándolos por dentro y ajustándolos en las esquinas. Con un nivel, nos aseguramos de que se queden a nivel y a plomo.

Una vez puesto los esquineros o cantoneras, pasamos a poner los junquillos. Éstos son los que van a delimitar y hacer el dibujo de la fachada. Se ponen los junquillos igualmente pegados con monocapa y dejamos que sobresalgan de la superficie de la fachada mínimo 8 milímetros, tienen que sobre salir de la superficie de la fachada exactamente lo mismo que los esquineros o cantoneras porque si no, la fachada no quedaría recta.

Ahora tenemos que dejar que tanto los esquineros como los junquillos se sequen y se peguen a la fachada perfectamente.

Una vez estén secos procedemos aplicar el monocapa, con una llana vamos extendiendo por toda la superficie y con un regle lo vamos igualando y nos vamos fijando en donde le hace falta más pasta para rellenar esa zona o donde le sobra para quitar monocapa de esa zona.

Si nos encontramos con alguna grieta en la fachada o un cambio de material como por ejemplo de ladrillo a hormigón, pondremos una malla protectora de metal o plástico para evitar posibles grietas y la cubrimos con monocapa.

Cuanto ya tenemos todo revestido de monocapa y liso, lo dejamos que se seque, que cuaje, y cuando esté listo, le pasamos la llana de puas suavemente en movimientos circulares para rayar el monocapa y conseguir el acabado final.

Para terminar, retiramos con mucho cuidado los junquillos para ver el dibujo final de la fachada.

Monocapa con piedra proyectada

Tiene exactamente el mismo proceso. Cuando ya esté el monocapa extendido y liso por toda la superficie de la fachada, vamos proyectando la piedra tirándola contra la pared ayudándonos de la llana y seguidamente la aplastamos contra el mortero con la misma llana para que penetre en él y se quede todo la piedra al mismo nivel. Una vez terminado hay que dejar secar y listo. No podemos dejar que el monocapa se llegue a secar antes de proyectar la piedra, pues la piedra no penetraría en él.

No se puede aplicar el monocapa a superficies que estén a menos de 0 grados, si vemos que va a llover, tampoco se puede aplicar y la superficie debe estar limpia.



     

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *