Decoración de interiores. Como decorar un dormitorio cálido y acogedor.

En un dormitorio bien decorado con un ambiente cálido y acogedor siempre es agradable estar, pero todavía más cuando estamos en épocas de frío como ahora, eso es innegable, por ello, parece ser que sea cual sea la época del año en la que estemos, la decoración cálida y acogedora es siempre una buena opción a elegir para decorar nuestro dormitorio.

Así que vamos a ver algunos consejos para hacer que la decoración de nuestro dormitorio nos aporte un plus de confort a nuestra vida.

Colores

El cambio más radical, más fácil y efectivo que podemos hacer para decorar un dormitorio con un ambiente cálido, es añadiéndole el color adecuado. Y entre los colores adecuados más destacados están los cremas, marrones, marfiles y blancos.

A ser posible evitar colores fríos como el azul, verde, morado, para decorar el dormitorio. No quiere decir que con estos colores no se pueda conseguir que nuestra habitación sea más acogedora, pero con su nombre indica estos son colores fríos. Tampoco es aconsejable usar el blanco en grandes dosis pues puede causar sensación de vacío.

Muebles

Para seguir dotando a nuestro dormitorio de una cálida decoración podemos hacer uso de la madera. Es bien sabido que la madera en acabados naturales (roble, haya, pino, cerezo…), otorga un plus de confort al lugar.

Si tenemos opción de cambiar los suelos de loseta de cerámica por tarima o parquet, el cambio en el ambiente hacia un dormitorio cálido será radical.

Y aunque ahora están de moda los muebles en acabados NO naturales como el MDF y las maderas lacadas, los muebles de madera con acabados naturales aportan una calidez extraordinaria al ambiente.

Textiles

Para seguir decorando nuestro dormitorio con el objetivo de que este sea más cálido y acogedor, tenemos que ayudarnos además de con los colores y la madera de los textiles.

El dormitorio es el lugar de la casa donde más textiles podemos encontrar, ropas que visten la cama, alfombras, cortinas,… Gracias a ello podemos sacar provecho y utilizar dichos textiles necesarios para aportar confort al ambiente.

En invierno ayudándonos de mantas gruesas de lana,  sabanas de franela,  y edredones nórdicos entre otros textiles de invierno, conseguirnos aumentar la sensación de calidez, además de que todos estos textiles son usados en invierno en un dormitorio claro está.

En verano, lejos de desprendernos de los textiles, también podemos hacer uso de ellos para la decoración cálida de nuestro dormitorio, pero en lugar de textiles de invierno, vestiremos al dormitorio de textiles finos como la seda, el lino o algodón por ejemplo.

Otro textil muy importante para ayudar a que el dormitorio adquiera un cariz cálido y acogedor, son las cortinas. Es importante escoger unas apropiadas que dejen pasar la luz en un color claro como rosa pálido o amarillo suave por ejemplo para que la luz que pase sea tamizada en un color suave y embriagador que inunde todo el dormitorio de una sensación de calidez extraordinaria.

Hablando de los textiles no nos podemos olvidar de las alfombras, fieles e imprescindibles complementos decorativos aliados en invierno.

Con estos pequeños cambios decorativos en vuestro dormitorio, conseguiréis hacer de él un lugar mucho más cálido y acogedor.

Y a vosotros que os parece ¿se os ocurre alguna idea más?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend