Decoración de interiores en blanco. Cómo decorar un salón blanco elegante, fotos e ideas.

El blanco es sin duda el color más utilizado en la decoración de interiores, es un color que aporta mucha elegancia, sofisticación, armonía y luminosidad a un espacio, además de que combina con cualquier otro color. Estos motivos hacen del color blanco una opción extremadamente recomendable para decorar cualquier espacio dentro de un hogar, como por ejemplo un salón comedor. Hoy os hemos preparado 15 fotos e ideas para decorar un salón comedor en blanco. Son ideas para lograr un espacio elegante, de diseño moderno, muy actual, luminoso y confortable.  Decoración de interiores en blanco pura y dura. Vamos a verlos.

En este gran salón blanco hay sillones negros. También podemos ver una gran mesa de negro en el centro con sillas negras, una pequeña biblioteca incrustada en la pared, una pared con un cuadro negro que crea un bonito contraste con el blanco de la pared. La habitación es espaciosa y el contraste entre blanco y negro hace que el lugar rebose elegancia.

En este otro salón de diseño moderno podemos ver una combinación excepcional entre el blanco, la iluminación exterior y la luz de la chimenea. La noche vista desde una enorme cristalera nos ofrece paz y tranquilidad que la acentúa el blanco del interior y las llamas de la chimenea. Sillas blancas, sofá blanco, pálidas luces en las lámparas… Un auténtico oasis de paz, relajación y diseño.

En este otro salón podemos observar que la elegancia nos la aporta el precioso sofá blanco y el piano en una esquina del salón. Para dar un toque de alegría y romper con tanta monotonía del blanco hay una pared pintada con formas de color rojo, qué junto con una silla del mismo color crean el contraste perfecto para romper con tanta fuerza del color blanco sin hacer que éste deje de ser el gran protagonista.

En este otro salón comedora se utiliza el blanco como un color neutral para enfatizar el color vibrante ciruela de la alfombra y el verde de las sillas. Las paredes en blanco y la gran cantidad de luz del ventanal crean sensación de amplitud y proporcionan una gran luminosidad. La fina estructura de los muebles minimalistas también aporta mucho al factor de que el salón parezca más grande de lo que en realidad es.

En este salón en realidad se ha utilizado el blanco por puro gusto, ya que debido a su gran tamaño y luminosidad natural, no hacia ninguna falta recurrir a este color para crear sensación de amplitud ni de luminosidad. Y aun así, sin necesidad de recurrir a este color para aprovechar sus propiedades, sino únicamente como color decorativo, crea un espacio elegante, puro, limpio, agradable…

En este salón comedor de diseño moderno se puede observar que la elegancia del blanco tanto en suelo, paredes y complementos, combina a la perfección para lograr un espacio glamuroso en armonía con la gran calidad de diseño de los muebles y accesorios.

Un bonito y acogedor salón en blanco. El frío blanco de las paredes, sofá, aparador, lámpara y suelo, se ve suavizado gracias al papel pintado con estampado de árboles y a un tronco de árbol real que se ha puesto como adorno decorativo. Estos complementos contrastan con tanto blanco y crean un espacio muy acogedor.

Otro salón decorado con el blanco como color principal. Es un espacio muy agradable que transmite una sensación de pureza y bienestar instantáneo. El “culpable” de esto sin duda alguna es el color blanco combinado con gran certeza con el suelo de madera claro y la chimenea.

Un precioso salón comedor blanco muy elegante. La elegancia la aportan el color blanco de las paredes y los muebles, estos últimos tienen también gran culpa de la elegancia del salón y no solo por su color, si no por su diseño contemporáneo. El suelo de madera claro crea un bonito contraste y hace que el lugar sea más acogedor.

Aquí podemos ver otro salón muy elegante decorado en blanco como color principal. El blanco hace que el lugar sea luminoso y parezca más grande además de proporcionar cierta elegancia, pero sin duda alguna, en esta ocasión los causantes de la elegancia son los complementos y accesorios con la lámpara y el cuadro en negro y los muebles de diseño.

Aquí podemos ver la parte de detrás del sofá.

Y aquí el otro lado del salón.

Este otro enorme salón desprende una atmósfera muy confortable y cálida a la par que elegante. Esa sensación de calidez la producen los tonos suaves de la madera del suelo, el papel pintado en tono gris pálido y la gran pared de madera oscura, y la elegancia la aporta el blanco del tacho paredes, suelo, cortinas y muebles.

En este otro salón pasa lo mismo, es un salón con un ambiente muy acogedor gracias a los tonos suaves de la madera. Además es muy luminosos gracias al blanco de las paredes que potencian la luz de las ventanas del techo.

Fotos cortesía: Fancycribs.com


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend