Decoración en blanco, negro y gris.


Si lo que buscamos al decorar nuestra casa es crear un ambiente contemporáneo, metálico, casi frio, y además buscamos colores que sean fáciles de combinar, lo más aconsejable es recurrir a los tres colores más versátiles que existen; el blanco, negro y la combinación entre ambos, el gris. Los tres son colores neutros que combinan a la perfección con todos los demás colores, por eso son tan versátiles y prácticos.

Para decorar un espacio con cierta armonía, se suele recurrir a la regla del 60%, 30%, 10%, que ya la explicamos en otro artículo, en donde se aconseja repartir en el lugar a decorar, los tres colores elegidos en esas proporciones.

En este caso, y prácticamente en todos en los que el blanco esté presente, se utilizará dicho color en un 60% de la superficie a decorar, priorizando las paredes y los techos, aunque sin descartar otros accesorios y muebles en donde también podemos añadir blanco.

Si bien la mayor parte, se la lleva el blanco, la segunda parte, el 30% se la otorgamos al negro. Bien podemos combinar alguna pared pequeña para crear un bonito y fuerte contraste con el blanco, o añadir color negro en la formula a través de muebles y otros complementos como alfombras, accesorios decorativos, cojines y otros textiles, etc.

Y el 10% restante para completar la formula que garantiza que la repartición de los colores cree una segura armonía, lo completa el gris. Qué, además de completar la formula para que todo quede en sintonía, hace del intermediario perfecto entre el blanco y el negro, creando así espacios modernos, vanguardistas, elegantes y sofisticados.

Esta sería la forma más correcta de aplicar estos tres colores en la decoración. Aunque por supuesto no quiere decir que sea la única manera de combinarlos.

Todo depende de como tengamos revestidas las paredes, los materiales de los muebles, la cantidad de luz de la que dispongamos y otros factores, que hacen que esa regla decorativa sea mucho más flexible.

Tampoco quiere decir que no podamos añadirle otros colores, pero si lo hacemos debemos escogerlos con sumo cuidado y en pequeñas dosis, ya que si no, mandarían al traste toda la armonía que hemos conseguido al repartir todos los colores adecuadamente.

Para decorar una casa en blanco, negro y gris, no hace falta exclusivamente que busquemos un ambiente moderno y vanguardista, aunque si son los colores más adecuados para ello. También podemos añadir estos tres colores para decorar una casa de estilo rustico por ejemplo, dando como resultado un hogar rustico con un matiz contemporáneo.

Como decíamos antes, estos colores son extremadamente versátiles y prácticos, y tanto si queremos un dormitorio relajante, un estudio luminoso o un salón elegante y sobrio podemos lograrlo con una adecuada combinación de estos colores aunque nos tengamos que saltar la regla no tan estricta del 60%, 30%, 10%.

Y  a vosotros ¿que os parece este tipo de decoración? la llevaríais a cabo en vuestra casa u os parece demasiado fría y distante.


     

Escribe tu comentario

Blog de decoración Mil Ideas.