Ideas y consejos para hacer una casa más relajante.

Nuestra vida hoy en día, está más ocupada que nunca, llevamos un ritmo frenético. Pasamos la mayor parte del tiempo trabajando, llevando y trayendo a los niños a clases, haciendo recados, etc. Y luego cuando llegamos a casa nos cuesta reducir ese ritmo tan acelerado que desgraciadamente nos hemos acostumbrado a llevar encima todo el día. Por ello, tener una casa relajante se está convirtiendo prácticamente en una obligación y no en una opción. Y no me refiero a crear una elaborada decoración que cree un ambiente relajante, no hace falta llegar a tanto. Aquí os dejamos unos pasos simples y muy básicos que podemos hacer para que nuestra casa sea más armoniosa y relajante, un lugar perfecto al que volver después de un día duro de trabajo y desconectar.

Utilizar flores y plantas en la medida de lo posible:

decorar-relajante-flores-plantas

Dentro de nuestras posibilidades (horarias, económicas, ambientales), debemos plantearnos el añadir alguna planta a nuestra decoración. Las plantas y las flores son muy relajantes, tanto visual como aromáticamente hablando. Pueden transformar el ambiente a relajante de inmediato. Solo tenemos que encontrar la cantidad, ubicación y planta o flor que mejor le venga a nuestra casa.

Utilizar velas blancas:

velas-blancas-relajantes

Las velas blancas aportan un aire de calma y de relajación muy importante, son económicas, fáciles de encontrar y las podemos utilizar en cualquier lugar de la casa. Además en algunas ocasiones hasta podemos ahorrar algo de luz al tener siempre disponible alguna vela a mano.

Aprovechar la luz natural:

habitacion-luz-natural

Foto cortesía: Mandarinoriental.es

La luz natural hace maravillas con el espíritu de una persona. Nos brinda paz, armonía y calidez instantánea. Está claro que no todos disponemos de grandes ventanales por los que entra gran cantidad de luz directa, pero si durante el día siempre tenemos las persianas y cortinas abiertas y dejamos pasar la luz directa o indirecta del sol, ésta nos aportará un gran beneficio, tanto para crear un ambiente cálido como además para ayudarnos a ahorrar en nuestro gasto eléctrico.

Elegir los colores de la pintura adecuados:

Ya es muy sabido que los colores de una casa influyen directamente sobre el estado de ánimo de las personas que habitan en ella. Por ello, escoger el color adecuado e informarnos un poco sobre qué representa y qué beneficios o perjuicios puede aportarnos es de vital importancia a la hora de escoger un color. Aquí podéis ver algunos de los beneficios de algunos de los colores más utilizados.

Rodéate de libros:

libros

Te guste o no te guste leer, una buena idea para que tu cerebro cambie el chip a modo relajación cuando entre en casa, es que veas una bonita biblioteca o estantería llena de libros. No solo la lectura es relajante, si no que un libro ya es relajante de por sí. Por ello, si no son libros de trabajo o de temas que os recuerden a vuestro trabajo, podríais recopilar todos los que tenéis en casa y amontonarlos cuidadosamente en un bonito rincón relajante.

Añade mantas y cojines:

mantas-y-cojines-relajantes

Otro de los accesorios que se pueden añadir a una casa para crear un ambiente relajante y cálido son los cojines y las mantas. Aunque no los usemos por el calor, estos le brindan a la estancia donde está un toque cálido y acogedor perfecto.

Vamos a ver cómo aplicar estas sugerencias y otras ideas a las distintas habitaciones de una casa para hacerlas relajantes.

¿Cómo crear un dormitorio relajante?

dormitorio-relajante1

Foto cortesía: CasaDiez 

Mantener siempre el orden dentro del dormitorio, sobre todo encima de las mesillas, la ropa y la ropa que viste la cama. No hay nada más agobiante que entrar en un dormitorio en el que está todo desordenado. Por ello, dedicarle unos breves minutos al día, no para limpiar, si no para guardar y mantener organizada la habitación es primordial. Hacer la cama, guardar las prendas que dejamos tiradas en la silla, cómoda o colgadas de las puertas y guardarlas, retirar el desorden de la mesilla de noche o aparador… Son cosas que podemos hacer en muy poco tiempo y que nos aportan mucho beneficio.

Utilizar telas con alto contenido en hilo:

No es necesario gastarnos mucho dinero y comprarnos unas delicadas sabanas egipcias carísimas, a no ser que podamos y queramos claro está, pero hay sabanas y telas para las camas, que no son nada caras pero tienen gran cantidad de hilos. Cuantos más hilos tengan, más suaves y cómodas serán y mayor comodidad y relajación nos aportarán.

Utilizar edredones de plumas o plumones:

Estos edredones nos aportan un ambiente cálido, acogedor, suave,  confortable…

Utilizar ropa de cama en colores suaves:

Colores pasteles, blancos, grises, blancos rotos, colores neutros en general ayudarán a crear un ambiente relajante.

Utilizar alfombras:

Una o varias alfombras en un dormitorio sin duda alguna harán que este sea mucho más confortable y agradable.

Utilizar un cesto o canasto para guardar objetos:

Mandos de la tele, teléfonos, tablets y otros aparatos electrónicos que podemos utilizar en el dormitorio, los podemos guardar todos apagados en una bonita cesta. Menos desorden, más paz y tranquilidad.

Utilizar colores relajantes para pintar las paredes del dormitorio:

Aunque a cada uno nos guste un color, si lo que buscamos es relajación, debemos ayudarnos de la pintura, pues es la que mayor sensación de relajación puede aportarnos en el dormitorio: Morados suaves, verdes suaves, azules suaves, tonos tierra suave y grises claros son los colores más apropiados para pintar un dormitorio.

Utilizar fotografías para decorar las paredes:

Podemos decorar una pared o un trozo de ella con algunas fotografías en donde salgamos felices y contentos. Por ejemplo una sesión de fotos de aquel día que fuiste a la playa o a la montaña con tu familia.

Crear un rincón de lectura:

Si se dispone de espacio suficiente, se puede crear un rincón de lectura, no hace falta que sea muy grande, con un cómodo sofá, y una pequeña mesa auxiliar donde tengamos sitio para poner una taza de té, una lámpara y un libro es más que suficiente.

¿Cómo crear un salón o sala de estar más relajante?

salon-relajante-tonos-azules-y-tierras1

Organizar y distribuir correctamente los muebles:

¿Dónde está el punto central? ¿Se trata de una chimenea? ¿De un gran ventanal? Colocar los muebles en base a ese punto central relajante es primordial. Mantenerlos agrupados en un ambiente cómodo y cálido. En cuanto a los colores mejor que sean colores naturales, blancos o colores muy suaves. Los colores brillantes y enérgicos hay que mantenerlos fuera de un lugar donde lo que se pretende es crear relajación.

Utilizar cojines en los sofás:

Unos bonitos y cómodos cojines en los sofás nos bridarán un plus extra de comodidad y relajación.

Tener a mano siempre algunas mantas:

Unas cómodas, suaves y cálidas mantas siempre a mano nos ayudarán a que nos sintamos más cómodos. Bien las podemos tener dobladas encima de algún sofá o en algún mueble específico para ellas.

Utilizar lámparas cercanas:

Además de la luz principal, es aconsejable tener puntos de luces más íntimos, lámparas de mesa o de pie en algún rincón para que puedan crear un ambiente más íntimo y relajante cuando se requiera.

Utilizar fotografías familiares para decorar:

Colgar retratos de familiares queridos que podamos ver tumbados desde nuestro sofá, nos aportan una sensación muy agradable.

Mantener el desorden a raya:

Por muy al pie de la letra que hayamos seguido los anteriores pasos, si el salón está desordenado y sucio, de nada servirán.

Utilizar alfombras:

Las alfombras por sí solas ya crean un ambiente cálido y acogedor. Pero es que además su agradable tacto con la planta de nuestros pies descalzos nos aportan un plus extra de comodidad.

¿Cómo crear un cuarto de baño más relajante?

cuarto-baño-relajante-ideas-decoracion

Si tenéis la gran suerte de tener un cuarto de baño grande y en el que se pueda instalar una gran bañera o jacuzzi ya tenéis más de la mitad del camino hacia la relajación hecho.

Aprovechar la mayor cantidad de luz natural posible:

Es cierto que los baños carecen casi de luz natural y si la tienen, en muchas ocasiones, debemos de tener cuidado con los vecinos mirones, pero en la medida de nuestras posibilidades, debemos utilizar y aprovechar la mayor cantidad de luz natural posible.

Utilizar flores:

Unas bonitas flores colocadas en el lavabo nos ofrecen una bonita vista y un agradable olor.

Utilizar velas:

Antes hablábamos de la importancia de las velas. Sin duda alguna el lugar más adecuado para utilizarlas es en el baño. Durante un agradable y largo baño dentro de la bañera son perfectas.

Tener una mesa auxiliar:

Si disponemos de una bañera en la que poder distendernos y relajarnos, conviene tener cerca una mesita pequeña auxiliar para poder dejar un libro, una taza de té o una copa de vino sin tener que movernos de la bañera. Si tenemos poco espacio para utilizar una mesa auxiliar, una bandeja servirá igualmente.

Utilizar toallas de felpa:

La felpa es un tejido muy suave y agradable al tacto, qué mejor tejido para secarnos después de un relajante baño.

Colgar cuadros relajantes:

Hacer uso de imágenes bucólicas relajantes es otra gran sugerencia para lograr que el baño sea aún más relajante. Imaginaros un precioso cuadro donde se vea un gran campo lleno de flores de algodón, mientras estáis dentro de la bañera tomándoos una copa de vino. ¿Perfecto verdad?

¿Qué os han parecido estos consejos, ideas y sugerencias para tener una casa más relajante? Esperamos que os hayan servido de ayuda, pues son muy fáciles de llevar a cabo, tengáis la casa que tengáis.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend