Una forma de decorar las paredes, ya sea en interior o exterior es con piedra. Y hoy en día no hace falta recurrir a las pesadas piedras, ni tampoco hace falta invertir tanto tiempo en montar toda la pared, ahora tenemos otras opciones. Una de ellas es la imitación a piedra, dejando un resultado final exactamente igual que las naturales, mas cómodo de hacer, más barato y además personalizables al 100%.

imitacion a piedra2

Si os gusta esta técnica decorativa y queréis hacerla, os explicamos cómo se hace paso a paso y los materiales necesarios a continuación:

Materiales:

Mortero moldeable: ( lo venden en tiendas especializadas en construcción y reformas), El formato en el que vienen es en sacos de 25kg. Un ejemplo de mortero es Texturón naturpiedra.

Moldes de imitación a piedra: Son moldes de silicona, con la forma de piedra, ladrillo, pizarra o textura que quieras ya hecha, solo tienes que elegir el que más te guste.

Primer paso:

Preparar el mortero. El mortero se prepara con agua, es una mezcla entre el producto y agua, tiene que quedar una pasta hecha, con una textura parecida al cemento.

Segundo paso:

Extender el mortero por la superficie. Una vez hecha la pasta cogemos una llana o espátula y extendemos por toda la pared el mortero dejando una capa de unos 2 cm de grosor.

Tenemos que procurar que quede lo más uniformemente posible, y con la llana lo alisamos lo máximo posible. Y dejamos que la pasta que hemos aplicado cuaje un poco sin llegar a secar, unos 15 minutos.

Tercer paso:

Utilizar el molde de silicona. Cuando la pared está lista, cogemos el molde de silicona y lo pegamos contra la pared con relativa fuerza para que el dibujo del molde se quede en el mortero que está aplicado en la pared, y retiramos el molde. Al retirar el molde con cuidado, se vera perfectamente el dibujo en la pasta. Dejamos secar la pared. Cuando esté seca la pared retiramos con un cepillo de raíz las pequeñas rebabas e imperfecciones que hayan podido quedar, y ya tenemos la pared lista para pintar.

Cuarto paso:

Pintar la pared. Si queremos que las llagas del dibujo queden con su color natural, no las pintaremos, solo le aplicaremos una mano de látex o barniz.

Las piedras las pintaremos con una cera especial (la cera la venden en cualquier tienda de pintura) del color que nosotros queramos, y la herramienta será una brocha plana o un guante de pintura, de esa forma crearemos un efecto uniforme en la coloración. Dejar secar para ver el efecto deseado.