La luz en la decoración

La luz es una de las grandes protagonistas en la decoración, a veces solo con cambiar la luz de la decoración podemos conseguir resultados asombrosos. Lo que se trata de conseguir con la iluminación es que el tipo de luz y la cantidad que entra, sea perfecto para que el lugar en donde enfocamos toda esa luz, consiga que se realcen los elementos decorativos y se intensifiquen el valor de los objetos y mobiliario.

De no ser así y enfocar mal la luz, podría llevar al traste toda la decoración. Tenemos a nuestra disposición un foco de luz inagotable, que es el sol, pero el sol, solo está por el día, luego necesitamos recurrir a luz artificial.

Luz natural:

La luz natural entra a nuestros hogares con distinta intensidad dependiendo de cómo se hayan construido o hacia dónde estén orientados, por eso es difícil cambiar esa iluminación. Pero de todas formas hay algunos trucos y recursos que podemos utilizar para beneficiarnos de la luz natural.luz solar

Lo más eficaz que podemos hacer es ampliar las entradas de luz en la medida de lo posible, como ventanales o cristaleras. Cuanta mayor cantidad de luz entre en una casa mejor, pues sus beneficios son enormes, ahorraremos en luz artificial y también podemos aprovechar el calor para ahorrar en calefacción.

Si tenemos una habitación larga lo mejor es colocar las ventanas lo más pegadas al techo que podamos, así la luz entrara hacia el fondo de la habitación, haciendo que la iluminación sea más uniforme.

Si las ventanas están colocadas en medio de la pared la luz que entra será luminosa y uniforme, pero si están colocadas más cerca de una pared que de otra, o sea descentradas, el efecto será el contrario, no entrará mucha luz y no será uniforme.

Evitar en la medida de lo posible que muebles y otros objetos obstaculicen el paso de la luz.

Si la luz es muy intensa podemos poner unas cortinas de colores claros para que tamicen la luz, de esta forma dejarán entrar una luz clara pero no muy intensa haciendo de la casa un sitio más cálido y acogedor.

De igual manera que hay trucos para que entre mayor luz, también podemos si quisiéramos hacer que entre menos luz, mediante cortinas, estores, persianas, toldos y demás.

Luz artificial

Siempre tenemos que evitar que una luz moleste a la vista o sea demasiado fuerte para que ésta no deslumbre.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la luz en general, la luz en general es la que va alumbrar cuando caminemos, para ver las puertas, por donde estamos pasando etc. Y luego está la iluminación particular, ésta es la que está enfocada a complementos como puede ser un mueble, una alacena, la mesa del comedor. Pero siempre, primero nos ocuparemos de la luz en general.

Podemos servirnos de interruptores de luz de los cuales podemos elegir la intensidad de luz que queremos, son unos interruptores que según como los apretemos nos dan más luz o menos, de esta forma podemos crear diferentes ambientes según lo requiera el momento.

regulador de luz

Tenemos que tener en cuenta que cada espacio de la casa necesita una iluminación distinta, por lo que estudiaremos cada lugar, cada habitación por separado, pero teniendo en cuenta que estamos dentro de una misma casa y que aunque la iluminación sea distinta en varios lugares, en definitiva tiene que tener un sentido de unidad con toda la casa.

La luz intensa, da energía, mientras que la luz más tenue invita a la relajación, al sueño, a la tranquilidad. Pues dependiendo de qué zona, pondremos una u otra. En la habitación por ejemplo, que es el lugar en donde vamos a dormir, unos interruptores que podamos elegir la intensidad de la luz serian perfectos.

También decir que los colores son los mejores aliados para la luz, tanto si queremos que haya mucha como si queremos que haya menos. Por eso la combinación de colores es importantísima a la hora de combinarla con la iluminación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend