Pintar los techos de color


Los techos de las viviendas, por lo general suelen estar pintados de blanco, y no es solo por estética, va mucho más allá. Un techo pintado de blanco da altura a la vivienda, mayor luminosidad y da sensación de alargarla.

Evidentemente podemos pintar los techos como queramos, pero si queremos pintar uno de un color tenemos que ver sus consecuencias.

Al pintar un techo de un color más oscuro que el de las paredes, dará la sensación de que es más bajo, y parecerá más ancha la estancia.

De igual manera dependiendo de qué color pintemos el techo proporcionara una u otra sensación. Si pintamos un techo de color azul, morado, gris, la sensación será fría, metálica, nada cálida. A diferencia que si lo pintamos de amarillo naranja o rojo, que dará sensación de calidez, vida y energía.

Aunque no suele ser muy habitual tener un techo pintado, en algunas ocasiones puede ayudarnos a crear un ambiente necesario. Por ejemplo si nuestro salón tiene los techos muy altos y es un salón alargado, pintar el techo de un color más oscuro que las paredes, hará que el techo parezca más bajo y el salón más ancho. En este caso pintar el techo nos beneficia.

techo pintado de verde

Pero si tenemos una estancia pequeña y cuadrada, pintar el techo  daría sensación de que ha encogido y eso no es la sensación que queremos para una estancia pequeña.

Como ves pintar un techo de un color puede darnos varias combinaciones, no siempre tienen que ser blancos, pintar un techo de color puede completar perfectamente nuestra decoración y quizás sea el toque que te faltaba y que tanto buscabas.

techo pintado de morado


     

Escribe tu comentario

Blog de decoración Mil Ideas.