Puertas pintadas del mismo color que las paredes. Algo más que estética

Pintar las puertas de casa del mismo color que las paredes es algo más que un recurso decorativo con el que lograr un acabado original, como vamos a ver a continuación. Una puerta pintada igual que la pared, se mimetiza con ella, creando diferentes y variados efectos, dependiendo de qué más halla en esa estancia.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Podemos agrandar los espacios, dirigir el ojo, disimular defectos decorativos, crear sensación de unidad y otros efectos que vemos ahora mismo. ¿Quieres pintar las puertas del mismo color que las paredes? antes, lee esto.

Agrandar visualmente los espacios.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Para espacios pequeños en los que se quiera crear una sensación de profundidad, para engañar al ojo, tal y como vemos en la imagen arriba de estas líneas, además de pintar las puertas del mismo color, también se pueden pintar los muebles. Si nos fijamos, al desaparecer los cortes y cualquier transición, la pared adquiere profundidad. La puerta y los muebles se mimetizan en el mismo espacio visual.

Ordenar los espacios.

Puerta pintada del mismo color que la pared

En los pasillos con muchas puertas, y si estas son grandes, pintarlas del mismo color también puede ser una buena idea, ya que el contraste entre la poca superficie de paredes y las puertas, no suele quedar bien. Al pintarlas del mismo color, se crea un espacio más ordenado y homogéneo.

Puerta pintada del mismo color que la pared

En este otro pasillo ocurre lo mismo. Hay demasiadas puertas, pero no da la sensación de que se te echen encima ni saturen la vista del pasillo, básicamente porque el color de las paredes es el mismo que el de las puertas. Creando un espacio con mucho sentido de la unidad y dejando a la claraboya como protagonista.

Por cuestiones estéticas.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Naturalmente también podemos pintar las puertas del mismo color que la pared únicamente por estética, y es que como vemos en la imagen de arriba el resultado es cuanto menos llamativo, diferente; y eso se estila hoy en día.

Hacer que una pared parezca más grande.

Puerta pintada del mismo color que la pared

En algunas estancias hay más de una puerta. Puede que una de las puertas esté en una pequeña pared. Si es así, podemos pintar esa puerta únicamente para hacer que la pared parezca más grande, como vemos en la imagen arriba de este párrafo. Si la puerta no estuviera pintada, la pared parecería más pequeña y la galería de arte que hay dispuesta en la pared no luciría tanto.

Destacar los accesorios decorativos.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Otro motivo para pintar las puertas del mismo color es el de querer destacar los elementos que hay en la habitación. Si nos fijamos en la imagen de arriba de estas líneas, vemos como, tanto la puerta como la estantería están pintadas del mismo color que la pared, destacando así el contenido dentro de la estantería. Se guía al ojo hacia donde queramos.

Destacar distintos elementos.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Si tenemos unas bonitas molduras decorativas en el techo al pintar la puerta del color de la pared, creando uniformidad, dejaremos a la moldura como protagonista absoluta, y se llevará todas las miradas. Lo mismo ocurre con los rodapies o con cualquier otro elemento que no se haya pintado del mismo color. Hay que tener en cuenta este dato, ya que si pintamos la puerta pero dejamos, por ejemplo, los interruptores o el rodapie sin pintar, serán estos los que se conviertan en el foco de atención y quizá no es lo que queramos.

Disimular una puerta fea y antigua.

Puerta pintada del mismo color que la pared

Aunque esta puerta que vemos arriba de este párrafo no es en absoluto fea, otra de los motivos por los que querer pintar la puerta igual que la pared, es para disimular una puerta fea. Si todavía no podemos cambiar la puerta antigua, siempre podemos pintarla para mimetizarla con la pared y disimularla, hasta que podamos cambiarla. Eso sí, si este es tu objetivo, ten en cuenta los consejos anteriores, porque como hemos visto, pintar una puerta del mismo color que la pared, no es una cuestión meramente estética, sino que atañe otras consecuencias.

Hay que tener en cuenta…

Puerta pintada del mismo color que la pared

También hay que tener en cuenta que la pintura de las paredes se renueva frecuentemente. Por lo que yo aconsejo pintar las puertas del mismo color, siempre y cuando estas sean viejas y, antes de cambiarlas, les demos otra oportunidad con pintura, para renovarlas, en este caso integrándolas con la pared.

Ver más ideas para decorar las puertas.

Fotos: 1, 2, 3, 5, 78, 9


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend