Un truco para cuando un grifo no deja de gotear.

Seguramente, todos hemos tenido alguna vez un grifo que goteaba aunque estuviera cerrado, y durmiendo o cuando estamos en silencio dentro de casa, no dejamos de oír esa maldita gota de agua que termina por desquiciarnos. Y no solo eso, sino que se desperdicia mucho agua.

grifo-gota-agua-gotea

Para dejar de oir esa gota de agua constante hasta que venga el fontanero y pueda arreglar el goteo, atamos en la punta del grifo una trozo de hilo o cordel de lana, de la punta hasta el lavabo.

De esa forma, la gota, en lugar de caer directamente, pasará por el hilo hasta el lavabo sin hacer ruido.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend