Una escalera de madera convertida en un estante para ropa.

A pesar de la gran revolución comercial que está causando Ikea gracias a sus muebles contemporáneos y de precios económicos, debo reconocer que no estoy a su favor. Hoy en día todas las casas están decoradas con los mismos muebles y los mismos armarios. Es raro no entrar en un hogar y no encontrarte con la clásica mesa Lack o cualquier mueble del gigante Sueco.

Dado los precios tan bajos a los que podemos comprar sus muebles y los diseños tan actuales, la verdad es que cuesta resistirse, pero gracias a esa irresistible tentación, estamos dejando pasar oportunidades magnificas para decorar nuestras casas. Casas con estilo y personalidad propia, no sueca. Casas con encanto, con un toque bohemio, rincones dentro de un hogar que inspiran.

Por ello hoy quiero romper una lanza a favor de todos aquellos que, como yo, se resisten a decorar su casa como el resto de personas y optan por un estilo propio, ya sea clásico, elegante, sofisticado, vanguardista, rustico… el caso es que es un estilo creado por ellos mismos, no basado en unos estándares baratos que nos están metiendo hasta en la sopa.

Y os quiero mostrar una idea para transformar una vieja escalera en un precioso estante para colgar la ropa además de utilizarlo también para otros propósitos.

escalera convertida en estante para la ropa 1

La idea no podría ser más sencilla. Lo único que necesitamos es un tramo de escalera viejo. (Aquí, cada uno que escoja el largo dependiendo del espacio del que disponga). No creo que nos resulte muy difícil adquirir un tramo de escalera vieja. Sin ir más lejos en el contenedor de vuestra calle seguramente veréis casi a diario objetos similares tirados, y si os fijáis bien, no tardareis mucho en encontrar una escalera que sirva para este propósito.

Una vez tenemos el tramo de escalera lo restauramos, ya que lo vamos a presentar en una pared. Podemos lijarlo para limpiar y restaurar su superficie y una vez lijado, podemos aplicarle una mano de pintura del color que queramos. En este caso como veis se ha pintado de rosa, un color muy chic, muy actual.

Ahora solo necesitamos dos soportes tipo escuadra que se adquieren en cualquier ferretería por menos de 20€ y anclarlos a la pared mediante tacos y tornillos. Una vez tenemos los dos soportes colocamos el tramo de escalera encima de ellos y lo atornillamos a los soportes.

Y el resultado como veis, no tiene nada que envidiar (si no todo lo contrario) a ninguna estantería ni mueble barato de Ikea. Como de la nada y sin apenas ocupar espacio, tenemos un precioso estante y muy práctico para guardar y organizar tanto la ropa como cajas, mantas, y otros enseres, y todo ello por mucho menos dinero que cualquier mueble del gigante sueco, más fácil de montar y seguramente mucho más duradero.

Fotos cortesía: Atcasa.corriere.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend