Unas bonitas macetas hechas a partir de botellas de vino recicladas.

Bueno, no quiero decir con esto que la mayoría seamos unos borrachos, pero seguro que, el lunes o el domingo por la noche, cuando tiramos la basura, en ella va incluida alguna botella de vino. Cena romántica, comida familiar, fiesta en casa, un mal día… El caso es que aunque no sea todos los fines de semana, sí que de vez en cuando tiramos al contenedor verde alguna botella de vino que otra. Pues después de ver esta idea, quizá prefieras reciclarlas para crear unas bonitas macetas boca abajo con botellas de vino.

Como ya sabéis llevamos desde que empezó la primavera trayéndoos ideas decorativas para esta temporada, sobre todo las ideas van relacionadas con plantas ya que es en esta época cuando más lucen. Pues bien, la idea de hoy es bien sencilla, pero muy muy original. Se trata como habréis podido ver por la foto, de crear unas bonitas macetas colgantes para nuestro jardín o terraza con unas botellas de vino recicladas.

Es otra forma muy divertida de darle un toque original a nuestro jardín y darle una segunda oportunidad a esa botella de vino que tan dulcemente entro en nuestro estomago.

Para cortar la botella podemos mirar alguno de los cientos de tutoriales que hay por Internet, o bien, podemos comprar este cortador para botellas, en Amazon, por tan sólo 37€ y, de forma muy sencilla, cortar todas las botellas que queramos, para hacer tantas manualidades con ellas como nos parezca. Este es el cortador de botellas:

cortador-botellas-cutter-bottle

Su funcionamiento es muy sencillo: Se introduce en él la botella, se aprieta y se fija mediante las palanquitas negras que observamos en la imagen, y para cortar, lo único que debemos hacer es girar la botella para que la cuchilla vaya cortando el cristal de forma limpia. Práctico, ¿verdad? Ver más detalles o comprar >>

Volviendo a la idea decorativa de hoy, la de crear unas macetas con botellas de vino para colgarlas en el jardín o donde nos apetezca, una vez cortada la botella, introducimos la planta en la botella, envuelta en una malla para que, al ponerla boca abajo no se caiga. Luego, por la boca de la botella introducimos un alambre y lo atamos a la malla que sujeta la tierra con la planta, y utilizamos dicho cable para colgar la botella en el lugar que prefiramos.

En realidad, una vez cortada la botella, el resto es relativamente sencillo, ¿no os parece? Os leo en los comentarios.

Foto: Topit.me


Comentarios

  1. sarah
  2. Abel
  3. cris
  4. Abel
  5. CLAUDIO
  6. Abel
  7. Mar
  8. Mar
  9. Abel
  10. liana
  11. Jerónimo Gutiérrez Barros
  12. Abel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend