El velo de fibra de vidrio es una especie de tela hecha de fibra de vidrio, que se suele utilizar para fachadas en mal estado o para techos de escayola cuando son muy grandes o paredes que están muy deterioradas.

velo de fibra de vidrio

Es muy sencillo de poner y es recomendable al 100% si:

-Tienes techos de escayola o pladur muy grandes.

-Si tienes una fachada muy agrietada y la vas a pintar.

-Para hacer lisos perfectos.

-Para reforzar cualquier pared o techo.

El velo se pone con cola para velo, la cola la podemos encontrar en cualquier tienda de pinturas, decoración o almacén de construcción.

El velo viene en royos de un metro de ancho por unos 30 metros de largo, y lo puedes comprar también en cualquier tienda de pintura o almacén de construcción.

Si vamos a poner velo por ejemplo en una fachada lo primero que debemos hacer es imprimar la superficie a tratar con fijador al agua. En este caso a la fachada la daríamos dos manos de fijador al agua.

Una vez seco el fijador, cortamos una tira de velo de lo más largo que podamos, imagínate que la fachada que vas a reformar y pintar es de 3 metros de alta pues cortas una tira de 3 metros de larga y la untas bien de cola, dejas actuar la cola durante 5 minutos y luego coges la tira y la pegas en la pared, y con una espátula de plástico la vas aplastando de arriba hacia abajo y sacándole todas las burbujas de cola o aire que pueda tener hasta que la tira quede completamente pegada sin ninguna arruga ni bolsa de aire. Es igual que poner papel pintado.

Si la tira fuera de 3 metros de larga, cuando la cojamos de una punta para ponerla en la pared, la otra punta arrastraría por el suelo y se ensuciaría de polvo y no valdría. Para evitar eso le damos cola a la tira la dejamos actuar 5 minutos y luego plegamos la tira sobre sí misma, de tal forma que si la tira tiene de larga 3 metros al plegarla quede en 1 metro y medio, de esta forma podemos cogerla sin preocuparnos de que se ensucie y es más manejable. Cuando la vayamos a poner, pegamos la parte de arriba y la vamos desplegando poco a poco.

A continuación cortamos otra tira y la ponemos seguida de la primera tira que pusimos, vamos poniendo tiras hasta que esté la pared cubierta.

Si la fachada fuera más grande de 3 metros no podríamos cortar las tiras tan grandes porque nos sería muy difícil ponerlas. Pero es aconsejable poner las tiras de velo lo más grande que podamos para evitar tantos empalmes y que quede más reforzado el velo.

Cuando ya tenemos la pared puesta de velo, la damos otra mano de fijador.

Una vez haya secado el fijador tendremos que lucir toda la pared con masilla y una llana. Le damos una mano o dos si fuera necesario de masilla y luego cuando la masilla esté seca se lija y queda una pared completamente lisa y totalmente reforzada y de esta forma evitamos que nos vuelva a salir una raja o un desconchón nunca más.

De la misma forma que se puede poner en  una fachada se puede poner en un techo o pared.

En los techos de escayola o de pladur cuando son muy grandes es aconsejable poner velo pues la escayola y el pladur tienen juntas que con el tiempo se van abriendo y rajando la pintura, quedando una raja o varias. Por eso se le pone velo para que refuerce, no rompa la escayola ni la pintura.