Cómo afrontar una reforma integral en casa

Cada reforma es un mundo, pero, bien planificada y contando con los profesionales adecuados, más estos consejos para afrontar una reforma integral que vamos a ver a continuación, el proceso fluirá y se transitará de la mejor forma posible, o, al menos, esa es la actitud que debes mantener.

Plano de planta

Mantén siempre un ojo en el objetivo

A pesar de los problemas que puedan surgir, ya que en una reforma integral suelen salir pequeños o grandes obstáculos, necesitas mantener tu mente en el objetivo final, que no es otro que el disfrutar de tu nuevo y renovado hogar, tal y como llevas soñando tanto tiempo.

Esto te ayudará a mantener la tranquilidad y el optimismo adecuado para cuando lleguen, si es que lo hacen, los problemas.

Y cuando lleguen…

Si estos llegan, déjate asesorar por el profesional contratado para realizar la reforma. Ellos son los expertos, lidian con esos temas cada día y saben lo que hay hacer. Por ello es vital que escojas a profesionales cualificados de confianza. Según el Estudio Francia, un profesional de este calibre:

  • Te debe escuchar y hacerte el principal eje dentro del proyecto, manteniendo como el concepto más importante, tu satisfacción.
  • Te debe comunicar y estar disponible para cualquier duda, explicándote todo el proceso de manera clara y sencilla para que puedas tomar las decisiones correctas.
  • Debe contar con el equipo profesional adecuado: Arquitectos, interioristas y demás gestores del proceso constructivo que ejecuten la obra con profesionalidad, y sean resolutivos con los obstáculos que puedan surgir.

Mantén el otro ojo en la obra

Mientras que no pierdes de vista tu objetivo final, manteniendo el optimismo y la ilusión por disfrutar de tu nuevo hogar, también debes tener el foco de atención en la obra, en cada proceso. Aunque el profesional contratado sea de confianza, no hay nadie mejor que tú que sepa lo que quiere y cómo lo quiere.

Puede que no hayas sabido expresarte adecuadamente, o que el profesional cometa un pequeño error, o que según se desarrolla la obra no te termine de gustar cierto elemento. Por ello mantenerte cerca del proceso hará que todo salga exactamente como tú quieres.

Además, no es lo mismo ver muestras de los materiales, que el material en sí y en su contexto apropiado.

Puede que hayas elegido un bonito suelo viendo alguna pieza o el profesional te haya mostrado un moodboard con los materiales, pero cuando el suelo llega a la obra y empiezas a ver las baldosas todas juntas, en su elemento natural, ves que el dibujo o los colores no son del todo como te esperabas.

Si no estás atenta, y el suelo termina poníendose, luego tienes dos opciones, y ninguna es muy buena que digamos: O quedarte con ese suelo, o volver a levantar y comprar uno nuevo, con todo lo que ello supone.

Es un mero ejemplo, pero en una reforma integral intervienen otros muchos elementos y materiales, como maderas, azulejos, baldosas, textiles y demás, que no es lo mismo verlos en un moodboard o individualmente que luciendo en su entorno.

Con esto no estamos diciendo que vivas ahí o que estés presente las 24 horas. No. Dales espacio y déjales trabajar, pero en cada paso importante, preséntate ahí. O al final de cada semana, para ver cómo ha avanzado la obra.

Sé paciente

Las ganas de ver todo terminado, terminar con el “jaleo” y disfrutar de tu nuevo hogar pueden hacerte perder la paciencia. Una reforma integral no se construye en un día, lleva sus distintos procesos, en los que intervienen distintos profesionales que, el director de obra ya se ha encargado de organizar, para que cumplan los plazos y todo se resuelva lo antes posible.

Como decía antes: Déjales trabajar, confía en ellos y sé paciente.

Sal de la vivienda

Naturalmente, no siempre es posible, pero si en tu caso lo es, mejor que te traslades durante la duración de la obra a otra vivienda, para que tu reforma se haga lo antes posible y no estés ese mismo tiempo sufriendo el proceso, con todo lo que ello conlleva, tanto para ti, como para la gestión y el desarrollo de la misma.

Reserva algo de dinero extra

Una calculadora

También como dice y hace el Estudio Francia, el presupuesto real de la obra irá desglosado por partidas, con la memoria de calidades de los materiales y los distintos procesos.

A pesar de que esto te permite tener calculado el coste total de la reforma integral desde un inicio, deberías tener siempre un extra guardado para imprevistos.

No son hechos aislados, los imprevistos en las reformas son muy comunes y, para que se resuelvan lo antes posible, necesitas dos cosas: Más tiempo y más dinero. Con estos dos elementos, no habrá imprevisto que frene tu obra.

Por ello intenta siempre tener un extra, para que cualquier obstáculo se resuelva de forma eficaz lo antes posible.

Último paso: Disfruta de tu nuevo hogar

Ya está, ya ha terminado. Han pasado las semanas, los agobios, la suciedad y has ido viendo poco a poco cómo evolucionaba tu hogar. Tu sueño está cumplido, disfruta de él, que bien te lo has ganado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Asesoría

Send this to a friend