Cómo reformar un baño viejo cuando tenemos limitaciones

Si no tuviéramos ningún tipo de limitación, ni económica, ni temporal, ni de espacio para reformar nuestra casa, haríamos lo que quisiéramos, convertiríamos nuestros cuartos de baño en Spas, pero, desgraciadamente no es así. Algunos tenemos limitaciones de espacio, otros económicas, otros ni tienen tiempo para ponerse manos a la obra y menos para pagar a alguien que lo haga. Por ello, hoy traemos una forma de reformar un baño aun cuando haya limitaciones.

En el caso de los dueños del baño de hoy, más que una limitación, su problema era que se habían comprado una casa antigua y todas las habitaciones, incluido baño y cocina, no encajaban con sus gustos y debían reformarlas. Entonces es cuando vinieron las limitaciones, porque no había dinero para reformar toda la casa como ellos querían, ni tenían el suficiente tiempo libre como para hacerlo.

Así pues, fueron realistas (que es, digamos, la lección del artículo de hoy) y reformaron el baño en base a sus posibilidades y limitaciones.

Este es el baño antes de renovarlo. Les hubiera gustado tirar el tabique, cambiar de lado los sanitarios, poner unos bonitos azulejos, cambiar el suelo, pero como decíamos antes, limitaciones económicas hicieron imposible ese proyecto.

Una vez dejaron atrás sus ideas iniciales y fueron realistas, se adaptaron a lo que tenían y a lo que no, y este es el baño que quedó después de la reforma.

Simplemente se cambiaron los muebles, el espejo, y la lámpara de la pared por otros más modernos y menos voluminosos, algo que si vamos a Ikea, por ejemplo, por 200€ aproximadamente, podemos traerlo todo.

Otro cambio significativo, fue quitar el papel pintado que revestía las paredes y pintarlas de blanco, algo que unificaba y daba luminosidad a todo el cuarto de baño, además de combinar con los muebles y el suelo.

El último toque fue quitar la puerta vieja que separaba el aseo de la ducha y poner una cortina blanca, algo que hace que parezca visualmente más grande y más moderno. Y el resultado fue todo un éxito. Un baño moderno y funcional.

Una reforma sencilla, rápida y económica, y todo ello fue por conocer sus limitaciones y actuar en base a lo que podían y no podían hacer. Y como vemos, aunque no hicieron ni la mitad de cosas que querían hacer, les quedó un precioso cuarto de baño moderno, y a su gusto.

Tengo que mencionar que, aunque quitar el suelo, los azulejos, tirar el tabique y cambiar los sanitarios que era la idea principal de los propietarios fuera una tarea mucho más ardua y costosa, el trabajo que llevaron a cabo no fue un camino de rosas, pero nada que ver a lo que tenían en mente en un principio.

Fotos y proyecto de: hazardousdesign

Ver 5 ideas para reformar el baño con poco dinero.

Cómo reformar un baño viejo cuando tenemos limitaciones
¿Te ha gustado el artículo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Te ha gustado?

Compártelo con tus amigos
Cerrar
This window will automatically close in 10 seconds

Send this to a friend