¿De qué color pintar la puerta de entrada?

¿De qué color pintar la puerta de entrada? Pues depende de muchos factores: tus propios gustos, la combinación resultante del color de la puerta con el color de la fachada, o el mensaje que quieras transmitir, la composición que deriva del color de la puerta y el resto de complementos como el buzón, por ejemplo, entre otras cosas.

Y es que pintar la puerta de entrada es una empresa que hay que meditar largo y tendido; estamos hablando, nada menos, que de la puerta principal de la casa, la tarjeta de visita de tu hogar.

Lo mejor en estos casos, como en muchos otros, es ver algunas ideas y puertas pintadas con distintos colores, para cargarte de inspiración y, por qué no, encontrar el color perfecto para tu puerta de entrada.

Así pues primero veamos los colores, y luego te cuento cómo pintar la puerta, si te interesa.

Colores para pintar la puerta de entrada

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color lila o lavanda suave

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En lila muy suave, que queda genial con el blanco de las fachadas.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color rojo oscuro en brillo

Fotografía Lina Kivaka

En rojo oscuro, tan oscuro que parece un burdeos, y con acabado alto brillo. Es decir, lacada.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en azul

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En color turquesa, contrastando con la fachada en blanco. Para casas veraniegas es una gran opción

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en verde carruaje o amarillo

Fotografía Fredrik Rubensson

En verde oscuro, tipo verde carruaje, o amarillo estándar, dos colores muy diferentes y con gran expresión para pintar la puerta exterior de tu casa.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en marrón suave o rojo

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En beige oscuro y rojo inglés, aquí tienes dos colores para pintar la puerta de casa.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en verde hoja

En color verde hoja, camuflándose con la vegetación que rodea toda la puerta exterior.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en blanco

En blanco. A veces el color más sencillo es el más acertado. El blanco siempre queda bien y, si el color de fuera de la fachada es rosa pálido como en este caso, pues la puerta en blanco queda todavía mejor.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en verde militar

Fotografía Lina Kivaka

En verde militar. Este color funciona muy bien con el tono ladrillo de la fachada. Es una puerta que no destaca ni llama la atención.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en amarillo mostaza

En amarillo mostaza suave. Es un color muy bonito, expresa mucho pero al ser suave no es un color estridente, sino más bien elegante.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en verde jade

Fotografía Daria Shevtsova

En verde jade oscuro. Un color precioso hasta para pintar la puerta de entrada o la puerta exterior.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color en amarillo estándar

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En amarillo estándar. No hay color que llame más la atención. Si esa es tu intención al pintar la puerta de la entrada de tu casa, el amarillo es un color que debes contemplar.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color azul medio

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En azul oscuro. En combinación con blanco o tonos tierra queda genial.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color negro

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En negro. Por supuesto, el negro siempre tiene cabida. Si la fachada o el exterior es blanco, el contraste resultante siempre es acertado.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color amarillo vibrante

En amarillo limón. Si te gusta el color amarillo para pintar la puerta de entrada porque es un color llamativo y potente, el amarillo limón puede ser una gran opción para ti.

Y si el color de la fachada es blanco, más impacto tendrá el amarillo y la fachada en general.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color naranja butano

Fotografía Mil Ideas de Decoración

En un siempre bonito naranja butano. Combinado con la fachada en color blanco queda muy bien.

Si también buscas un color para pintar la fachada, aquí puedes ver 45 colores para pintar la casa por fuera.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color verde vivo

En un bonito verde vivo. Este color es un verde estándar, pero con alta saturación. Si lo queremos aún con más fuerza, se puede dar una mano de barniz o laca en alto brillo.

Puerta de entrada o puerta exterior pintada de color aguamarina

En verde aguamarina. Es cierto que esta puerta ya tiene años y está desgastada, pero no es óbice para que no veamos el potencial del color aguamarina para pintar la puerta de entrada. Es un color precioso, exótico.

Puerta de entrada o puerta exterior de madera barnizada

En madera barnizada. No podía faltar una idea para pintar la puerta de entrada que no fuera con barniz. La elegancia y la clase que tiene la madera no la aporta ningún color.

Ahora que hemos visto varios colores, y que espero te hayan servido de inspiración, te cuento cómo pintar la puerta.

Cómo pintar la puerta de la entrada

La puerta de la entrada se pinta como cualquier puerta interior, siempre y cuando, claro está, sea de madera. Veamos los pasos a seguir:

Quitar la cerradura, mirilla y el resto de elementos. La forma profesional de hacerlo es esta, desmontando todos los elementos que no vayan a ser pintados.

También se pueden empapelar y cubrir con cinta de carrocero, pero yo aconsejo encarecidamente retirarlos. Se pinta mejor y el resultado es igualmente mejor.

Lijar la puerta. Hay que lijar la puerta hasta dejarla mate y completamente lisa sin imperfecciones.

Limpiar la puerta. Con agua o con un desengrasante universal y un trapo o papel, limpiamos la puerta perfectamente.

Aplicar imprimación. Si la puerta está en mal estado, es aconsejable aplicar una imprimación selladora, que venden en cualquier tienda de pintura. Se aplica con rodillo y brochín para llegar a los rincones que el rodillo no llega. Dependiendo del color que vayamos a aplicar después, quizá te interese tintar la imprimación para no gastar tanta pintura. Si es un color suave y pastel, no es necesario tintar la selladora, pues estos colores cubren bien.

Lijar la imprimación. Ahora hay que lijar suavemente la imprimación con una lija de esponja grano fino. Esto se hace para quitar las impurezas resultantes de aplicar la imprimación. Debemos dejar la superficie lisa.

Pintar la puerta. Ahora aplicamos la pintura. Primero con el brochín o brocha recortamos y perfilamos los rincones y molduras que pudiera tener la puerta. Después pasamos el rodillo pequeño. Aplicamos una mano y dejamos secar. Una vez bien seca la primera mano, lijamos muy suavemente la puerta para quitarle las impurezas que hayan podido quedar, y aplicamos la segunda mano.

Montar los elementos: Picaporte, tirador, mirilla, etc.

Estos son los pasos para pintar una puerta. Si tienes alguna duda en cuanto a la pintura o porque vuestra puerta sea de otro material distinto a la madera, como una puerta de aluminio, por ejemplo, sólo tienes que dejar un comentario y estaré encantado de responderte. Aquí puedes ver un vídeo sobre cómo pintar y restaurar una puerta paso a paso.

Y si has llegado hasta aquí, este artículo te puede interesar: 40 ideas para pintar las puertas de interior.

Comentarios

  1. Avatar Marta Z
  2. Avatar Abel
  3. Avatar Gabriela Reuter
  4. Avatar Abel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Send this to a friend