Guía para taladrar las paredes como un profesional

Un taladro profesional y dos guantes

A pesar de que cada día hay nuevos recursos para colgar elementos en las paredes sin hacer agujeros, no hay nada tan eficaz como el clásico agujero en la pared relleno de un taco con su complemento adecuado.

Y, aunque sea una tarea sencilla, muchas personas todavía no la dominan, y hacen verdaderos estropicios cada vez que tienen que colgar un simple cuadro.

Por ello hemos hecho esta guía simple y sencilla con algunos consejos básicos pero esenciales para taladrar las paredes como un auténtico profesional. ¿Se te resiste hacer agujeros? Aprende a dominar este sencillo arte. Vamos a verlos.

La herramienta adecuada es imprescindible

Taladro Makita

Como te habrás dado cuenta a lo largo de tu vida en distintos aspectos en los que has tenido que utilizar determinadas herramientas, la calidad es algo necesario en todo aquello que requiere hacerse bien.

A la hora de taladrar, ocurre lo mismo. Un buen taladro si somos habituales al bricolaje y la decoración no puede faltar en nuestro armario de herramientas.

El taladro Makita HP457DWE es una buena herramienta con un motor muy potente con el que podemos usar brocas de hasta 13mm de grosor, sin quemar el motor. ‘

Alexander Eser, del portal especializado en bricolaje, Superherramientas.es, recomienda el Makita, ya que es uno de los mejores taladros del mercado en relación calidad precio. “Es un taladro portátil que no requiere de enchufe a la red eléctrica ya que funciona por batería, con una gran potencia, autonomía y precisión, tiene luz LED y 16 pares de apriete, más una velocidad directa para perforar superficies como acero y madera. Uno de los mejores taladros del mercado”.

Además del taladro, unas gafas protectoras para los ojos también deberías tener. Así que, si vas a comprar el taladro, pruébate unas y cómpralas. No salen muy caras.

Saber en qué pared se está taladrando

Por muy buena herramienta que tengas, si no sabes en qué tipo de pared estás taladrando no te va a servir de mucho.

Por lo general, las paredes están hechas de ladrillo y cemento, con un revestimiento de yeso, o paredes de pladur, las cuales tienen los montantes y perfiles metálicos que soportan las placas de cartón yeso.

No es lo mismo taladrar en una que en otra. Ni se puede poner el mismo peso en una pared de obra de ladrillo que en una pared de pladur. Estas aguantan menos peso y requieren de sujeciones especiales para según qué peso queramos colgar, además de saber dónde van los perfiles.

Hay algunos trucos para saber qué pared es:

  • Golpecitos: Los clásicos golpecitos para ver cómo suena la pared, te dicen perfectamente si es de pladur o ladrillo. Por lo general, las paredes de pladur suenan más huecas y bastante más frágiles. Por el contrario, las paredes de obra con ladrillo revestidas de yeso, son más firmes y suenan más sólidas.
  • Un alfiler: Intenta clavar un simple alfiler en la pared. Si es de pladur, podrás clavar el alfiler hasta el fondo sin problema. Si es de yeso y ladrillo, clavarás el alfiler un centímetro más o menos, lo que mida la capa de yeso, pero en cuanto llegue a ladrillo, no podrás introducirlo más sin que se doble.

Brocas

Diferentes tipos de brocas

Tener la broca adecuada es vital. Aunque tengas una broca que creas que es más fuerte y grande, si no es para pared, sino, por ejemplo, para metal, no conseguirás taladrar la pared, sino hacerle daño, tanto al taladro, como a la pared, y probablemente a ti mismo.

Tipos de brocas y cómo distinguirlas

Brocas para hormigón:

Estas son las brocas que necesitamos para taladrar hormigón, ladrillo y yeso, piedras, etc. Si tus paredes son de ladrillo y yeso, esta es la broca que necesitas. Llevan en la punta una forma de especie de “pala” que refuerza y aumenta la duración de la misma, garantizando la perforación en estos acabados.

Brocas para madera:

Estas llevan en su punta 3 puntas muy afiladas, especialmente la del centro, que es la que hace de guía para perforar la madera.

Brocas para metal:

Estas son de acero y permiten perforar en prácticamente cualquier superficie de metal, como el aluminio, cobre, hierro, acero, etc. Esta broca se distingue porque en la punta tiene un extremo cónico afilado y dos canales helicoidales que van cortando el metal.

Estas son las brocas principales. En un hogar, no se necesita ninguna más allá de estos tres modelos. No estaría de más que te hicieras con un pequeño estuche que contuviera varias de ellas para estar siempre preparado.

Hacer pequeños agujeros antes también ayuda

Si la pared a taladrar es dura y cuesta, además de que vas a introducir un taco grueso, conviene hacer antes uno pequeño, con una broca más pequeña, para facilitar el paso de la broca grande, y que no se parta.

Si se parte y no llevas gafas, puedes quedarte sin un ojo, y eso es algo que he visto yo personalmente. Por eso te aconsejaba antes que siempre te pongas gafas. No por lo que pueda soltar la pared, que también, sino por si la broca parte, que lo hacen más de lo que piensas ante un mal uso del taladro.

Dispón de un buen surtido de pequeño hardware

Es frustrante cuando haces los agujeros y ves que te falta algún taco, tornillo, escarpia o cualquier otro elemento y no puedes terminar la faena. Por ello, algo que no puede faltarte, es una cajita llena de buen surtido con todo tipo de estos elementos.

Es un recurso económico que puedes adquirir por poco dinero en cualquier ferretería y que siempre viene bien tener de sobra en casa.

Estos pequeños consejos te harán que ningún agujero en la pared se te resista. Aun así, si decides que los agujeros no son lo tuyo, aquí puedes ver cómo colgar cosas sin hacer agujeros en las paredes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Asesoría

Send this to a friend