11 formas de tener una casa más relajante, una casa Zen

Ya hemos hablado mucho en Mil Ideas sobre formas o ideas para conseguir un ambiente relajante en una parte concreta de la casa, como el dormitorio, por ejemplo, o en toda ella. Pero eso no significa que no haya muchas más formas e ideas para tener una casa más relajante, una casa zen, más consciente, al fin y al cabo.

Una casa con una filosofía apta, que haga frente y esté preparada para el ritmo de esta vida demasiado acelerada que nos hemos/han impuesto.

Así pues, si quieres que tu casa sea un espacio más tranquilo y consciente, a continuación podrás ver 11 ideas, soluciones, o sugerencias para lograrlo. Para tener una casa serena, bonita, zen… consciente; como deberíamos ser todos. ¡Empecemos!

Aprecia el espacio y el diseño que ya tienes

Un salón con ladrillo visto

Antes de empezar a llenar todo de trastos, muebles y otros artículos que visten y abarrotan una casa, observa el espacio y el diseño que hay en la casa e intenta ver su belleza. En muchas ocasiones, es suficiente con dicho diseño, no es necesario recargar el ambiente, sobre todo en zonas de paso, donde no pasamos prácticamente nada de tiempo. La imagen de arriba es un claro ejemplo de este primer consejo.

Mantén las superficies limpias y claras

Un dormitorio pintado en marrón y gris

Si mantienes las superficies de trabajo, como la encimera de la cocina o el escritorio, siempre limpias, con los menores trastos o artículos encima de ellas, será una visión limpia y serena, y cada día que vayas a trabajar en ellas, será un nuevo comienzo y no la continuación del anterior.

Además estas superficies cuando están abarrotadas de objetos crean una incómoda sensación de desorden y quitan paz. Solo tienes que pensar en tu fregadero cuando está lleno de platos, lo incómodo que resulta, y lo fea que se ve la cocina.

Manteniendo esto en orden, no tendremos esa fea incomodidad que nos ronda por la cabeza.

Añade alguna planta

Una planta monstera

Si todavía no dispones de una planta en tu hogar, añade alguna. No sólo embellecen y purifican el ambiente, sino que, además, debido a que hay que cuidarla, todos los días que haya que cuidarla, regarla y demás, será, esa tarea, tu pequeño ritual de meditación. Enfocarse 2, 5 o 10 minutos a cuidar la planta y nada más. Una forma genial de desconectar de todo por un momento. Ver más ideas para decorar plantas

Haz la cama todas las mañanas

Un dormitorio moderno

Este punto no tiene tanto que ver con el lado estético y visual de hacer una cama, como con la profundidad del acto mismo de hacer dicha cama. Me explico: Si no hacemos la cama, normalmente, nos levantamos, nos aseamos y salimos corriendo. Si adoptamos el hábito de hacer todos los días la cama, éste momento se convertirá en un pequeño ritual que nos frenará, nos obligará a empezar la mañana con algo más de calma y consciencia. Adoptar la mañana con algo más de tranquilidad.

Esconde los cables para tener una casa zen

Un salón pequeño

No solo los cables, sino otros objetos feos que están a la vista. Todo esto crea sensación recargante y desordenada. Un espacio sin estos elementos a la vista es un espacio ordenado, más tranquilo. Aquí puedes ver ideas para esconder las cosas feas.

Aunque pueda parecer una tarea secundaria, esconder las cosas feas de casa, tales como cables, algún rodapie suelo, una baldosa mal colocada, una puerta que chirría y estos pequeños problemas que con el paso del tiempo tienen todas las casas, notarás una gran diferencia, y sin haberte gastado ni un duro, como vulgarmente se dice.

Utiliza espacio de almacenaje bonito

Un salón moderno

Esta es una tarea complicada en una casa de hoy en día donde hay mil objetos por ahí. Pero de nada o poco sirve tener todos esos objetos metidos en contenedores, cajas u otros espacios de almacenaje, que sean feos o estén destartalados.

A fin de cuentas, de esta forma, cambiamos los objetos esparcidos por espacios de almacenaje feos: más de lo mismo.

Intenta hacerte con cosas bonitas como cajas de madera vintage, bolsas de papel como la Le sac en papier, u otros contenedores como muebles bonitos, cierta belleza que, además de ayudarte a mantener la casa en orden, también embellecen el ambiente, y nos permiten tener una casa más zen.

La iluminación, indirecta, con carácter envolvente

Un salón con poca luz

En lo que respecta a la iluminación artificial, intenta conseguir una atmósfera envolvente, que no sea ni muy fría ni muy luminosa, sino una iluminación cálida.

Velas y pantallas de lámpara que difuminan la luz pueden servirte a este propósito.

Y, si vas a hacer obra o reforma, pide que te instalen, en la medida de lo posible, la luz indirecta. La luz indirecta es la que mejor funciona, ya que no hay un punto concreto que nos moleste nunca.

Para el resto, añade lámparas o puntos de luz donde creas necesario.

Materiales naturales para una casa más zen

Un salón bohemio

La idea de una casa más relajante, normalmente conlleva un estilo minimalista, y éste, a veces, puede resultar un tanto frío debido a la escasez de elementos y a la frialdad de los materiales de estos mismos.

La madera y otros materiales naturales como el ratán o el mimbre, son aliados perfectos para combatir dicho frío y hacer el ambiente algo mas cálido.

Alfombras de yute, tejidas, cestas de mimbre, muebles de madera natural o incluso de ratán para el interior, son algunos de los elementos que podemos introducir para hacer la casa más acogedora y cálida, una casa más zen.

Aprovecha la luz natural al máximo

Un salón luminoso

No crees muros que entorpezcan la entrada de luz natural a la casa. Despierta con la luz y obtén un agradable descanso sin ella.

Las cortinas no son imprescindibles. Muchas viviendas lucen sus ventanas sin cortinas con estilo y buen gusto.

Aunque las mantengas abiertas todo el día, todavía te están robando luz natural. Si no me crees, haz la prueba; quítalas un día y verás que, sin ellas, el espacio es más luminoso y parece más amplio, perfecto para una casa zen.

Olvídate de los espejos

Un salón verde y azul

Sé que este punto se contradice con numerosos otros puntos o artículos que ya hemos traído en Mil Ideas, pero lo que los espejos pueden aportar en algunos casos, puede no ser aconsejable en otros. Y es que hay estudios que muestran que los espejos pueden contribuir a crear estrés y ansiedad y, en una casa tranquila y relajante, lo que menos queremos, precisamente, es ansiedad o estrés.

No es necesario que destierres todos, pero sí evita que estén en sitios donde pases mucho tiempo, como el salón. Si tienes un espejo delante del sofá que cuando te sientas, te reflejas, quizá sea oportuno cambiarlo a otro lugar, que siga decorando, pero donde no te reflejas tanto.

Pequeños cambios que hagan que nos sintamos mejor, o, al menos, con menos ansiedad.

Purga y actualiza tu casa

Un salón con ladrillo blanco

Purga y actualiza tu casa. Cada cierto tiempo, aunque lo veas a diario, presta atención a los artículos que tienes por casa, y haz una buena purga cuando sea necesario. Mantén pequeñas cosas, con estilo y en orden, en lugar de muchas cosas, sin orden ni concierto.

No hay que ser una Marie Kondo para ver que el desorden y el abarrotamiento físico de nuestra casa nos desordena a nosotros nuestro interior. ¿A quién le gusta vivir en un espacio desordenado y abarrotado?

¿Qué opináis de estos consejos, sugerencias e ideas para hacer una casa zen, más relajante y más consciente? ¿Practicáis algún otro? Os leo en los comentarios, familia.


1 Comentario

  1. Benjamin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend