Velo para reforzar fachadas, paredes y techos

El velo de fibra de vidrio es una especie de tela o malla, que vienen en un rollo de 1 metro de ancho por unos 30 metros de largo, hecha de fibra de vidrio, que se suele utilizar para reparar fachadas en mal estado o para instalar techos de escayola cuando son muy grandes, o paredes que están muy deterioradas.

También se usa para que no salgan grietas ni roturas en paredes, y reparar humedades que han deteriorado mucho las paredes..

Velo o veloglas de fibra de vídrio

Es muy sencillo de poner como vamos a ver a continuación, y es recomendable ponerlo al 100% si:

  • Tienes techos de escayola o pladur muy grandes.
  • Si tienes una fachada muy agrietada y la vas a pintar y reparar.
  • Para hacer lisos perfectos.
  • Para reforzar cualquier pared o techo.

Para poner velo, además de la propia tela, necesitamos cola para velo. Es una cola que ya viene preparada y se aplica con brocha y rodillo sobre la pared, y la podemos encontrar en cualquier tienda de pinturas, decoración o almacén de construcción.

Vamos a imaginar que quieres reparar o revestir una fachada y vas a poner velo antes. (Si quieres ver un vídeo donde se muestra cómo poner velo, abajo del todo puedes verlo).

Materiales y herramientas para instalar velo o veloglas

Cómo poner velo paso a paso

El primer paso sería imprimar la superficie de la fachada con un fijador al agua, aplicando dos manos, respetando el tiempo de secado entre mano y mano.

Una vez seco el fijador, pasamos al segundo paso:

En el segundo paso cortamos una tira de velo tan grande como podamos. Lo ideal es que la tira que cortes, mida todo el alto de la fachada. Cuantos menos cortes haya, mejor.

Así pues, imagina que la fachada que vamos a poner velo mide 2,90 metros.

Lo ideal sería cortar una tira de tres metros, para que te sobren unos 5 centímetros por arriba y otros 5 centímetros por abajo. Para no quedarte corto.

El tercer paso es aplicar la cola en la tira: Hay algunas personas que te prefieren aplicar la cola en la pared, yo aconsejo aplicar cola tanto en la pared como en propio velo.

Así que para ello, extiende la tira en el suelo limpio para que no coja suciedad ni polvo, y aplica una mano de cola tanto en la tira como en la pared.

Ahora deja secar la cola un par de minutos.

También tienes que fijarte en el tipo de cola o en el fabricante, ya que hay colas que solo se pueden aplicar a la pared y otras que solo se pueden aplicar al velo.

En el bote que compres vendrá especificado, así como el tiempo que tienes que dejar reposar la cola sobre el velo o la pared una vez la hayas aplicado.

El cuarto paso es poner el velo en la pared:

Ahora coge la tira de velo y ponla en la pared como si fuera papel pintado.

Empieza siempre por arriba, y con una espátula de plástico, vas sacando todas las burbujas de aire y cola que vayan saliendo, de arriba a abajo, dejando perfectamente liso y bien pegado el velo a la pared.

Esta parte lo ideal sería hacerla entre dos personas para manejar bien la tira de velo, especialmente si has encolado la tira, ya que tú solo puede que termines arrastrando la cola por el suelo y coja suciedad.

Si la vas a poner tú solo, pliega durante un momento la tira sobre sí misma, de tal forma que si la tira tiene de larga 3 metros al plegarla quede en 1 metro y medio, de esta forma podemos cogerla sin preocuparnos de que se ensucie y es más manejable. Cuando la vayamos a poner, pegamos la parte de arriba y la vamos desplegando poco a poco.

Una vez que tienes la tira puesta, cortamos otra tira y la ponemos seguida de la primera tira que pusimos, solapando unos 5 o 10 las tiras, hasta que la pared esté totalmente cubierta.

Si la fachada fuera más grande de 3 metros no podríamos cortar las tiras tan grandes porque nos sería muy difícil ponerlas. Pero es aconsejable poner las tiras de velo lo más grande que podamos para evitar tantos empalmes y que quede más reforzado el velo.

El quinto paso es aplicar fijador al velo puesto en la pared:

Cuando ya tenemos la pared puesta de velo, la damos otra mano de fijador.

Una vez haya secado el fijador tendremos que lucir toda la pared con masilla y una llana con cola escayola preferiblemente.

Le damos una mano o dos si fuera necesario de cola escayola,  y luego cuando la cola esté seca, se lija toda la superficie para dejar una pared completamente lisa y por supuesto, totalmente reforzada, a prueba de grietas, rajas y desconchones, ya que tiene el velo puesto.

Nota: Aquí te he dicho que pongas cola escayola para revestir la pared con velo, pero admite otros morteros como cemento, cemento cola, etc. Simplemente aplica el mortero que mejor vaya para la superficie que estés reparando.

Nota 2: De la misma forma que hemos puesto el velo en la fachada, se pone en un techo o una pared interior.

Nota 3: En los techos de escayola o de pladur cuando son muy grandes es aconsejable poner velo pues la escayola y el pladur tienen juntas que con el tiempo se van abriendo y rajando la pintura, quedando una raja o varias. Por eso se le pone velo para que refuerce, no rompa la escayola ni la pintura.

Vídeo sobre cómo poner velo paso a paso y reparar una pared interior

Comentarios

  1. Abel de González
  2. José Maria
  3. Abel de González
  4. Abel de González
  5. Carla
  6. Jose David
  7. Thalia MR
  8. Abel
  9. Yolanda Zambrano
  10. Yolanda Zambrano
  11. herlucha@hotmail.com
  12. herlucha@hotmail.com
  13. Abel
  14. lola
  15. Abel
  16. Toño
  17. Alfonso
  18. Humberto
  19. Abel
  20. juanjo
  21. Abel
  22. MATILDE
  23. alejandro
  24. Abel
  25. Laura
  26. alba
  27. Abel
  28. Elisa
  29. Abel
  30. David Cruz
  31. Abel
  32. David Cruz
  33. Abel
  34. David Cruz
  35. Abel
  36. Glenn Martinson
  37. Abel
  38. Manuel
  39. Abel
  40. jose
  41. Abel
  42. Susana
  43. Abel
  44. Gustavo Segura
  45. Abel
  46. Manuel
  47. Abel
  48. Manuel
  49. Abel
  50. Alvaro
  51. Abel
  52. José María Gil Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Send this to a friend