puerta-lacada-blanca

Si estás pensando en cambiar las puertas de casa porque ya están algo viejas, no te gusta el color o éste mismo se ha desgastado, os proponemos que, en vez de cambiarlas y gastaros mucho dinero, las pintéis. Es mucho más barato y el acabado es asombroso, dando un toque de elegancia a toda la casa. Si os gusta esta idea, aquí os explicamos cómo lacar una puerta paso a paso.

Para lacar puertas lo primero que debemos hacer es quitarlas, así que búscate un lugar en donde puedas ir dejando puertas y pintándolas , por ejemplo el garaje o una habitación bien empapelada para que no se manche nada.

La mejor manera de lacarlas es con pistola, su acabado es perfecto, pero no todo el mundo dispone de una pistola y un compresor, y tampoco tiene experiencia como para hacerlo. Pero por suerte también se pueden lacar con rodillo, dejando un acabado muy fino con un rodillo de poro cero o de espuma que aguante el disolvente (lo venden en cualquier tienda de pintura).

Empezamos lijando la puerta para abrirle el poro a la madera y le damos una mano de imprimación de selladora, este producto lo venden en todas las tiendas de pintura, es un producto al disolvente (disolvente universal), dejamos secar y volvemos a lijar la puerta y una vez lijada le damos otra mano de selladora. Cuando la segunda mano de selladora haya secado, volvemos a lijar la puerta  suavemente para quitarle la rugosidad de la pintura y cualquier irregularidad que pudiera tener y la limpiamos quitándole todo el polvo y suciedad que pueda tener, y ya  la tenemos lista para darle la laca.

La laca es un producto de poliuretano de dos componentes, los dos componentes son: la misma laca y un catalizador o secador. También hay lacas de un solo componente, que simplemente necesitamos disolvente nitro para diluirlas, pero las lacas de dos componentes son mas duras y resistentes, por esa razón explico en esta entrada como lacar con laca de dos componentes, aunque podéis hacerlo con la laca que queráis.

Se hace la mezcla entre la laca y el catalizador, normalmente la proporción es 1/4, (dependiendo de la marca de la laca). Un ejemplo: Si vamos a utilizar un litro de laca, necesitaremos 250ml de catalizador. Una vez hecha la mezcla de la laca con el catalizador le echamos el disolvente, el disolvente tiene que ser de poliuretano, no puede ser otro, y como máximo un 15%. Aunque lo aconsejable es entre un 5% y un 10% (también depende de la marca de laca).

Mezclamos bien todo y ya tenemos la laca lista para pintar a rodillo o a pistola, si disponemos de una pistola le daremos pasadas hasta que quede completamente uniforme toda la puerta, la primera mano es aconsejable dársela con algo mas disolvente para que penetre bien.

Y si no disponemos de pistola pues haremos lo mismo con el rodillo de poro cero, extenderemos la laca por toda la puerta hasta que quede completamente uniforme, dejaremos secar y una vez completamente  seca la puerta, le damos una lijada muy suave, para quitar algún resto de polvo o suciedad que pudiera haber. La limpiamos bien y le damos otra mano.

Dejamos secar y si vemos que ha quedado totalmente cubierta, entonces hemos terminado. Si no ha quedado cubierta , volveremos a darle una lijada muy suave, a limpiar el polvo producido por la lija y después le daremos otra mano más.
Recordar que entre mano y mano, ya sea de selladora o de laca siempre hay que lijar una vez secado, y que después de lijar hay que quitar perfectamente todo el polvo y la suciedad que la lija ha dejado.

Hay que decir que estos productos son relativamente caros, pero nada comparado con el coste que supondría cambiar todas las puertas de casa.

Las puertas las podéis lacar del color que queráis o más se ajuste a la decoración de la casa. En este artículo hablamos de lacarlas de blanco, pero eso ya depende de los gustos de cada uno.