Cómo eliminar el óxido de las barandillas de hierro

Los balcones y ventanas forman una parte fundamental de la vivienda, tanto por razones obvias de seguridad, como por la estética, por ser la parte visible que desde el exterior podemos ver.

Pero a menudo cometemos el error de no prestarle la atención necesaria para su protección y cuidados ante las adversidades del exterior.

Uno de los problemas más frecuentes para los barrotes de hierro es el óxido, ya que al estar a la intemperie, están siempre expuestos a las condiciones climáticas más desfavorables tales como lluvias, sol o viento, provocando así la aparición de pequeñas zonas oxidadas que, si no se tratan a tiempo, pueden llegar a corroer toda la superficie desconchándose la pintura o lo que es peor, formándose agujeros.

Es por esto que necesitan tener unos cuidados mínimos y una buena protección para poder tolerar estas adversidades antes de que llegue el invierno.

Verja de hierro oxidado y cómo repararla y cuidarla

Así pues, vamos a ver cómo proteger y reparar las manchas de óxido de los balcones, ventanas, o rejas de jardines, con remedios caseros para los casos leves de óxido y con productos químicos para los casos extremos.

Lo primero que conviene es revisar periódicamente el estado de las barandillas, y si hace ya muchos años que fueron pintadas, sería necesario darle otra capa de pintura, y comprobar bien por todos los recovecos que tengan, que no existe rastro de óxido, si encontráis alguna mancha de óxido, inmediatamente tendréis que poneros manos a la obra.

Eliminar el óxido de la barandilla lijándola

Foto Pintura y decoración Madrid

Para las pequeñas manchas de óxido, la manera más sencilla de eliminarlas es frotando con un papel de lija o un cepillo de cerdas metálicas.

Tras frotar bien, con un paño retiramos la suciedad y limpiamos bien con agua y jabón,  o con un desengrasante universal, aclaramos y dejamos secar.

Una vez que esté bien seco, tendremos que darle una capa de minio o pintura para óxidos.

Por último, y por razones estéticas, tendríamos que darle una capa de pintura a toda la superficie para darle el color apropiado.

Aquí puedes ver en profundidad y paso a paso, cómo pintar una superficie de metal oxidado.

Vinagre blanco para limpiar y eliminar el óxido del metal

Si el óxido afecta a la mayor parte de la barandilla, y se observan zonas considerablemente dañadas, es posible erradicar el problema con productos naturales.

Siempre y cuando la pintura no se haya desconchado. Si se ha desconchado, no queda más remedio que decapar la superficie.

Aquí puedes ver en profundidad y paso a paso cómo decapar una superficie de metal en mal estado.

Si la superficie solo tiene óxido en la superficie y no ha dañado la pintura, podemos probar frotando con vinagre blanco, aplicando el mismo generosamente.

Si así no se soluciona, también podemos crear una solución compuesta de bicarbonato de sodio y agua.

Bicarbonato sódico y agua para eliminar el óxido de las barandillas de metal

Esta pasta, tendremos que aplicarla sobre las zonas afectadas, y dejarla actuar durante un tiempo. Unos 10 minutos aproximadamente.

Una vez transcurrido el tiempo, limpiamos con agua y jabón, y se deja secar.

 

Si con estas soluciones no conseguimos eliminar las manchas de oxido, la última y mejor alternativa que nos queda será recurrir a productos químicos que, por lo general suelen ser lo que recomiendo ya que son mucho más efectivos que los remedios caseros.

Hay productos quita óxidos como este producto, por ejemplo, que son muy eficaces.

Este tipo de sustancias las podemos encontrar en cualquier tienda de bricolaje o ferretería, si no queremos comprarlas online.

Una vez hayamos eliminado el óxido de las barandillas, vallas, puertas u otra superficie, para dejarla en perfecto estado, hay que volver a pintarla.

Veamos cómo hacerlo:

Cómo restaurar barandillas de hierro corroídas por óxido

Materiales:

  • Lija
  • Brocha
  • Esmalte antióxido
  • Masilla metálica
  • Papel protector

En primer lugar, protegeremos el suelo y todo aquello que sea susceptible de mancharse al pintar.

Lijamos las barandillas para abrir el poro a la pintura antigua y quitarla el brillo y dejarla apta para recibir una nueva capa, y una vez lijado, lo limpiamos bien y eliminamos el polvo.

En el caso de que por el óxido, se hayan producido pequeños agujeros en la barandilla, lo que haremos será taparlos con masilla metálica. Este tipo de masilla la encontrareis en sitios especializados, como por ejemplo en tiendas de bricolaje o ferretería, u online.

Es una masilla de dos componentes, la propia masilla y el endurecedor o catalizador, que se mezclan y se aplica en los agujeros para sellarlos y que no entre el agua. Una vez que se queda dura, ya podemos trabajar sobre ella.

Una vez tapado el agujero, lijamos un poquito la masilla con lija de grano grueso, aproximadamente P320, para que quede al mismo nivel que la superficie de la barandilla. Podemos comprar un papel de lija de P320.

Volvemos a limpiar el polvo producido por el lijado.

Una vez limpia la barandilla, aplicamos el esmalte antióxido, del color que hayamos elegido.

Cabe destacar, que más allá de protegernos nosotros con las mascarillas y guantes, debemos emplear también una medida de seguridad general, que será colocar siempre protección en la parte interior del balcón o ventana, para impedir cualquier desastre en caso de que se derramase algún líquido y que por accidente, caiga al vacío y pueda manchar algún patio, zonas comunes, vía pública, personas…etc.

E.P.I para eliminar el óxido del metal

También es aconsejable evitar que niños o mascotas merodeen por la zona de trabajo. Hay que recordar que estamos trabajando con productos abrasivos y peligrosos y toda precaución es poca.

Estas técnicas son aptas para cualquier barandilla de hierro, ya sea para balcón, ventana, verja de jardín, puertas de portales…etc. Algo importante a mencionar, es que si vivís en pisos o urbanizaciones, según la ley de propiedad horizontal las barandillas o ventanas pertenecen a zonas comunes:

“Las fachadas, con los revestimientos exteriores de terrazas, balcones y ventanas, incluyendo su imagen o configuración, los elementos de cierre que las conforman y sus revestimientos exteriores” son elementos comunes del edificio del que forman parte. Así lo establecen la ley 49/1960, de 21 de julio, conocida como Ley de Propiedad Horizontal, y el artículo 396 del Código Civil (modificado por la ley 8/1999, de 21 de julio).

Esto significa que, si tenéis que hacer una reparación o modificación, antes de proceder a efectuarla, debéis de dar parte al administrador de la finca o al administrador de la comunidad, dado que es responsabilidad de la comunidad de vecinos tanto la reparación como el coste de la misma, según la Ley de Propiedad Horizontal. Más información aquí.

Quizá te interese: Cómo pintar cualquier superficie de metal sin herramientas y en perfecto estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Send this to a friend