Cómo pintar una superficie de hierro oxidada

Reparar y pintar una superficie de metal oxidado, como por ejemplo una verja, una valla, puerta de metal o cualquier otra superficie, es bastante sencillo si seguimos los pasos adecuados y utilizamos los materiales correctos.

Y eso es lo que vamos a ver a continuación: Cómo pintar y reparar una superficie de metal oxidado y los materiales y herramientas necesarios para dejarla perfecta.

Cómo pintar metal oxidado paso a paso

Primer paso: Sanear la superficie

Lo primero que debemos hacer es sanear la superficie, y dependiendo de en qué estado se encuentre, utilizaremos un método u otro.

  • Superficie en muy mal estado

Si la superficie está en muy mal estado, similar a la puerta de metal oxidado que vemos arriba de estas líneas, primero tenemos que decapar toda la puerta.

Como este tema ya lo hemos dado, te aconsejo que si tienes que decapar la superficie oxidada que vas pintar, veas aquí cómo decapar paso a paso una superficie de metal.

  • Superficie que no está en muy mal estado

Si la superficie de metal oxidado no está en muy mal estado, sino que solo tiene algunas zonas por aquí y por allá óxido y el resto está bien, no es necesario que decapemos toda la pintura.

En este caso bastará con sanear solo las zonas en mal estado.

Para ello, necesitamos un cepillo con cerdas de metal y lija de grano grueso, de al menos P220.

Pasamos el cepillo por las zonas oxidadas hasta quitar el óxido.

Luego pasamos la lija para sanear la zona y dejarla lisa y sin rebabas.

Segundo paso: Limpiar e imprimar la superficie

Ahora que hemos quitado el óxido, bien sea lijado o decapando, tenemos que limpiar perfectamente la superficie.

Para ello utilizaremos un desengrasante estándar, papel o un trapo para limpiar el polvo, impurezas y dejar la superficie en perfecto estado de limpieza para aplicarle la imprimación.

Así que aplica el desengrasante de modo generoso por toda la superficie y con un trapo o papel vas limpiando toda ella.

Una vez limpia, toca aplicar la imprimación.

La mejor imprimación para el óxido es el minio.

Es una imprimación ligera que se aplica a brocha o rodillo como si se tratara de una pintura cualquiera con base de aceite.

Aplicamos una mano y dejamos secar.

Si vemos que con una mano no ha cubierto bien todas las zonas donde estaba oxidada, aplicaremos una segunda mano.

Nota:

El minio solo sirve si se aplica sobre el metal virgen. Por lo que no lo apliques sobre la pintura, solo sobre el metal.

Una vez hayamos aplicado el minio y este haya secado, cogemos una lija de esponja de grano fino y lijamos suavemente el minio para quitarle las impurezas que se hayan podido quedar pegadas.

Hay lijarlo muy suave, no es necesario aplicar fuerza. Solo para quitar las impurezas superficiales. Que pasemos la mano y lo notemos liso y sin imperfecciones.

Una vez lijado, solo queda volver a limpiar la superficie y eliminar el polvo del lijado.

Para ello volveremos a utilizar el desengrasante y un trapo o papel.

Ahora, toca pintar la superficie de metal ya preparada.

Tercer paso: Aplicar la pintura

El mejor producto para pintar una superficie de metal es el esmalte.

Hay varios tipos de esmaltes en el mercado, pero el más versátil, económico, fácil de aplicar y que tiene un excelente rendimiento es el esmalte sintético al agua o con base de aceite.

Esto lo dejo a tu elección. Para mi gusto, el esmalte sintético con base de aceite es más resistente, deja una capa más gruesa y cubre mejor.

El esmalte al agua, es más fácil de aplicar.

Así que, como tú veas. Los dos sirven.

Una vez tengas el esmalte elegido, solo te queda aplicar la pintura con brocha, rodillo o equipo de pistola y compresor.

Aplica una mano y deja secar el tiempo recomendado por el fabricante.

Aplica una segunda mano para finalizar.

Si ves que con una segunda mano no ha cubierto del todo, aplica una tercera.

Deja secar y listo, ya tienes tu superficie de metal oxidado en perfecto estado.

Nota:

Entre mano y mano de pintura, también tienes que lijar.

Así que aplica la primera mano, déjala secar correctamente, y luego con una lija de esponja de grano fino lijas muy suavemente la superficie para quitarle las impurezas que hayan podido quedar.

El proceso es muy sencillo si se siguen los pasos correctos y se utilizan los materiales adecuados, que son los que te he comentado en este artículo.

Si tienes alguna duda, deja un comentario que yo estaré encantado de responderte.

También te puede interesar:

5 remedios caseros ecológicos para limpiar el óxido del metal

Cómo eliminar el óxido de las superficies de metal

Técnica de pintura efecto óxido

Fotografía de portada: Manfredritcher

Comentarios

    • Abel de González Contestar
  1. Inés DIRUBE Contestar
    • Abel Melero Contestar
  2. MANUEL Contestar
  3. pablo alberto antonio rossi Contestar
  4. Ana Maria Contestar
  5. santiago Contestar
  6. Oscar Jose Lozano Prieto Contestar
  7. carmen Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *